martes, 31 de marzo de 2020

Bang 74 -All straight ahead (Music for gloves)


En esta iniciativa llamada Music for Gloves hemos querido dar a conocer uno de los temas que viene incluido en el próximo álbum de Bang 74. El trió de Ferrol tiene su propio ritmo y tras siete años de espera entregan una colección de temas en donde vuelven a demostrar su buen hacer para crear canciones, Este “All Straight Ahead” es una muestra de lo que puedes encontrar en “Let it drift” (su segundo disco grande) un tema de pop cargado de rock and roll, con infinidad de influencias y a su vez con personalidad propia, una puta maravilla comprimida en 111 segundos. Este álbum será co-editado por Snap! Records, New H Records y KOTJ Records en las próximas semanas. Escuchen y no si creen que esta iniciativa merece la pena aporten su pequeño grano de arena, muchos seres humanos lo agradecerán.



¡¡¡¡MÚSICA CONTRA EL CORONAVIRUS!!!!
Campaña solidaria MusicFor Gloves, EPs digitales de 4 canciones (inéditas o avances de futurosdiscos...) de distintos sellos discográficos nacionales. Todos con un fincomún: recaudar dinero para comprar guantes y/o materiales de protección para hospitales.¡NO DEJES DE COLABORAR!

Escucha todas las colaboraciones pinchando en el banner

jueves, 26 de marzo de 2020

Las Chinchetas - Niño zombie (Music for gloves)


Niño Zombie es un pequeño homenaje que hacemos a Antonio Galvan Lopez y Parade. Sus canciones significan mucho para ellas ya que han inspirado la mayoría de sus letras y le han transportado a mundos sin igual donde vivieron aventuras fantásticas. “Para nosotras “Niño Zombie” siempre ha sido una canción muy especial. Desde que Tamu Tamurai nos la dio a conocer siempre nos ha acompañado en momentos buenos y no tan buenos. Quizás, porque nos describía en cierta manera y porque hace referencia a parte de nuestro dia a dia”. En esta ocasión han participado Asie Azparren con el violín, Nicolás Ruiz al bajo y Marina Franco con la trompeta. En la producción han tenido la suerte de contar con Guillermo Farré.


martes, 14 de enero de 2020

Rebel Set – Smidgen Pigeon (Outtro Records Lp)


Cuando todo el mundo se esta volviendo majareta con los discos de otras bandas de este mismo sello, mi queridos Rebel  Set se mueven en las sombras con un disco sobresaliente lleno de personalidad .Sus discos son una locura de influencias, de sonidos y de ideas y este no es menos, bajo las ordenes de Matt Rendon (Resonars) escupen diez disparos de punk rock de garage que te dejan temblando si no tienes la mente cerrada a cal y canto a un sonido predeterminado, temas como “Until it’s done” con las guitarras haciendo un guiño a Ron Asheton desde el garage,  la irresistible “Sunday Driver” que pide ser pinchada en bucle, el azote del órgano de Katie  es una constante en esta banda y en temas como “Make it clean” juega a la perfeccion con el particular sonido de la guitarra de Joe Zimmerman,  “Ready to go” y “Figured Out” suenan con contundencia y tienen la inquietud de los primeros trabajos de Yard Trauma, “What to do” tiene la firma de Mr Rendon en las melodías de guitarra , “Soul patch Adams” es la perfecta banda sonora para marcianos como yo, tras sonar “Got your picture” que cierra el disco no puedo resistirme a volver a pincharlo y dejar que estos chico me achicharren las pocas neuronas sanas que me quedan, los reconozco, adoro a Rebel Set. (Oscarkotj-2020)


domingo, 12 de enero de 2020

Ian Kay – A man like me (Hidden Volumen Records single)


De las cenizas de Missing Souls surgieron Jack Cades, La Chica Ye- ye,  Horsebite y este artefacto protagonizado por Ian Kay, un single que desprende magia a lo largo de los surcos “A man like me” es pop en estado puro que parece ejecutado por unos Creeps apaciguados dibujando escenas de baile en una película pop facturada décadas atrás,  “Ain’s comin’ home” surge de los ecos del “For your love” y repasa todas la lecciones que  Graham Goulman impartió en manos de Herman Hermits, Hollies y la cuales han marcado a Ian, que en esta composición brilla con luz propia en una impagable cara b.
(Oscarkotj - 2020)



martes, 31 de diciembre de 2019

Marc Jonson & Compañía de Sueños Ilimitada – My girlfriend (Doesn´t like The Ramones) (Munster Records Single)


¿Quien coños es Marc Jonson? y quienes son esa Compañía de Sueños Ilimitada que le acompañan?. Hasta la fecha ni puta idea, pero cuando uno se topa con un titulo tan rotundo no puede por menos que picar y lo que suena es un certero disparo de power pop que no eres capaz de sacudirte de la cabeza. En la cara b otro titulo que me atrevería a afirmar que todos hemos sentido mas de una vez como es “I don’t wanna go to school today” que, musicalmente, sigue la estela de los rompecorazones de Tom Petty. Y es que uno no puede mas que alegrarse por añadir a su colección una pieza de poco mas de un euro con dos joyas como canciones.

Acerca de Marc Jonson, investigando, descubro que en 1972 edito un álbum para Vanguard Records, reeditado por Munster Records. Folk rock en vena, mano a mano junto a Nick Drake con el que piso las mismas tablas que Bob Dylan en el Greenwich Village Club y que desde entonces ha estado entre las sombras de multiples proyectos propios y ajenos. Sin parar de investigar lo encontramos en discos de Willie Nile, Robert Gordon, Dave EdmundsPaul Butterfield o Smithereens, además de formar parte de las bandas sonoras de películas como “Buscando a Nemo”, “Cars” o “Ratatoulle” !ahí es nada amigo!. En este disco se hace acompañar de tres Santanderinos a los que no perder la pista.



domingo, 29 de diciembre de 2019

Tommy Reltone - Ta Voisine Helicoptere (Snap!! Records/KOTJ Records single)


Tommy Reltone es el anagrama de Tommy Lorente, nuestro ídolo francés del powerpop, que está felizmente de vuelta con un single coeditado por KOTJ y Snap!! en España y por Yaourt Productions en Francia. Si algo no se le puede reprochar al bueno de Tommy es que peque de autocomplacencia, ya que en sus diferentes trabajos huye del encasillamiento, a pesar de moverse en unas coordenadas sonoras muy determinadas, y se esfuerza en que cada canción que nos entrega suene diferente a la anterior. "Ta Voisine Hélicoptère" y "L'Anniversaire" son los dos cortes que conforman esta nueva referencia y no son una excepción a esa máxima, en ambas, la guitarra de Tommy suena más 60's que nunca, introduciendo claramente matices que en otras composiciones suyas tan sólo se adivinaban. Puede ser la evolución coherente y lógica que suceda al magnífico disco que nos regaló el año pasado junto a la Cavalerie, un CD grabado a la antigua usanza, urgente, instantáneo, y en el que asomaba la faceta más pub rock del francés. Sea como fuere, demos la bienvenida a otras dos grandes canciones que engrosan la impoluta hoja de servicio de Tommy Lorente, Reltone en esta nueva encarnación, dos pepinazos rebosantes de energía, aunque sin perder de vista la melodía, que dejan bien claro que cuando se trata de meter una marcha más y sacar a relucir el lado salvaje, Tommy también anda sobrado de talento. Por ahora, nos quedamos con ganas de más y con la duda de si Reltone sustituirá definitivamente a Lorente o si se trata tan sólo de un genial ataque de locura transitoria. Mientras despejamos la incógnita, disfrutemos en bucle de este artefacto. Magnifique. (Binguero -2019)



lunes, 9 de diciembre de 2019

EL ROCK´N´ROLL DE 1.980 SE LLAMABA THE CLASH


Según Wikipedia fue un 14 de diciembre de 1979 cuando se editó el disco que hizo eternos a The Clash, el afamado “London Calling”, aquel disco de portada impactante, con la fotografía del bajista de la banda rompiendo sin piedad  su bajo, y rodeado del grafismo de Raw Lowry, inspirado en el primer disco de Elvis Presley, lo cual supe años después de casualidad, igual que por azar supe que Pennie Smith, autora de la fotografía de Paul Simonon (bajista) tomó la misma en una actuación de la banda en el Palladium de New York, y pese a la inicial reticencia de la fotógrafa por evitar que una fotografía imperfecta y de poca calidad fuera la imagen de la portada, la misma se convirtió no solamente en su portada sino en una imagen icónica con el paso del tiempo. Pero ya digo que todos los alrededores o dimes y diretes del disco  los fui conociendo mucho después y que hoy en día están al alcance de todo el mundo vía internet. Y tampoco debemos olvidar que hubo una época en que ni los discos, ni los libros, ni las películas,se editaban o proyectaban simultáneamente en todas partes y que en provincias llegaban cuando llegaban, que eso de la inmediatez es algo bastante reciente y no existía en el siglo pasado. La verdad es que hemos perdido la paciencia a la vez que nos hemos dejado aparcada la capacidad de disfrute, aunque tal vez solamente sea una reflexión personal llevada por el paso del tiempo, que ya tengo una edad.


Para mí, el afamado “London Calling” se editó en junio de 1980, cuando con mis pipiolines quince años fui al kiosko a comprar el número quincenal de una revista con forma de periódico que se llamaba Disco Actualidad, una revista que venía “de provincias”, si con Zaragoza podemos usar ese término, que comparado con mi pueblo es mucho comparar. Debo aclarar y recordar, aunque la memoria suele ser bastante tramposa, que en aquella época uno llegaba al kiosko a comprar algunas revistas que no me acababan de convencer, ya que Popular 1 y Vibraciones, me parecía que estaban orientadas hacia un público de más edad que hacia las ensoñaciones de un quinceañero, en resumen, demasiado Led Zeppelin o Lou Reed, y poco Graham Parker o Nick Lowe, como representantes de todos aquellos sonidos con que uno se alimentaba en las noches de Radio 3 desde el verano de 1979, gracias al Popgrama del UHF que nos avisó de la emisión a nivel nacional de una radio que ponía cosas que a uno le parecían más frescas y acordes con mi despertar juvenil. En fin, supongo que el Disco Expres, Sal Común y otras revistas de la época me parecerían más jipiosas, y no recuerdo comprarlas en su momento, demasiado Frank Zappa. Así que en el kiosko me topé con una portada en la que el presente se enfrentaba con el pasado: The Clash versus The Rolling Stones, que merecería unas líneas el asunto, pero en aquel instante uno por edad y por todo estaba del lado de los desconocidos TheClash, sin dudar ni un segundo, pese a no haberles escuchado nunca.

En su interior había un artículo central a doble página, cuyo título ya me hizo salivar, eso seguro. “El rock´n´roll de 1.980se llama The Clash”. ¿Qué más puede fantasear un provinciano quinceañero para sentirse bien o reafirmarse?. En palabras del siglo XXI o tal vez del XX, pero no desde luego de principios de los ochenta, ese titular era una promesa de ser in, cool o estar en la pomada, y yo con quince años, wow. El artículo venía firmado por un señor llamado Diego A. Manrique al que veía en el UHF compartir con otro señor que me caía muy bien, Carlos Tena, la presentación de Popgrama, y esa cabecera mítica. También guardo un recuerdo un poco entre nieblas de ver por allí a Ángel Casas, pero me parecía más señor todavía y ya confundo y mezclo con sus años posteriores en Musical Express, pero el recuerdo es de mezclarse un poco todo. Era la televisión musical que teníamos, era la prensa musical que teníamos y era la vida que teníamos muy a principios de los ochenta. Recuerdo con meridiana claridad leer el artículo y mi corazón empezando a bombear sangre porque Diego“escribía” para mí, exclusivamente para mí, y me comentaba como una confidencia que esa banda desconocida para servidor, The Clash, habían editado su tercer disco, “London Calling” y que aquel disco era nuestro presente en aquellos momentos.

La reacción fue inmediata al leer el artículo de Diego A. Manrique, salir a la calle a buscar aquella ambrosía que me auto-prometía situarme en el centro de algo más importante que la vida, pecadillos de juventud. Supongo que para alguien capitalino, o de una urbe con proyección es muy complicado entender que los provincianos además de nuestras taras naturales tenemos la tara en los genes del provincianismo, de difícil cura. Creo que casi todos los que puedan leer esto en algún momento de sus vidas habrán vivido historias similares, cambiando lugares, nombres o urgencias. Hay discos que uno recuerda perfectamente dónde los ha comprado, y tiene una conexión emotiva con ese recuerdo. Es por ello que seguramente habré olvidado muchas cosas, muchos días, muchas personas, seguramente importantes, pero no puedo olvidar que me compré “Candy O” de The Cars en Música Y Quinielas, esa tienda que había que bajar en la esquina de la Plaza Mayor de mi pueblo, o que en Videosón, que sigue existiendo en la calle López Gómez me compré “The River” de Bruce Springsteen, o que me compré en la histórica Discos K de la calle Esgueva “La Ley Del Desierto/La Ley Del Mar” de Radio Futura, o en la planta baja de los Almacenes Marny de la calle Regalado, en una esquina que tenían en la planta baja, me compré el single, con el poster, de “Horror En El Hipermercado”Alaska Y Los Pegamoides, o en la vanguardista Discos Foxy del Pasaje Gutiérrez me compré el maxi de “This Charming Man” de The Smiths, o que en Galerías Preciados, la de Ruiz Mateos,de la calle Constitución me compré “El Último Bar” de Mamá, y que, llegamos al lugar que queríamos llegar, en Músical 2000 de la calle Padilla me compré una mañana de sábado el mitificado en mi cabeza “London Calling” de The Clash, el disco predestinado a cambiar mi vida, o eso sentí yo al leer el artículo de Diego A. Manrique.


La verdad es que el reclamo de “2 CREETELO!! PAGA UNO LLEVATE DOS” no era lo más importante para la adquisición, pero ayudaba, además de añadir un halo de honestidad, desinterés comercial, credibilidad y autenticidad por parte del grupo, que así era uno de ingenuo. Todo lo cual hacía aún más atractiva la escucha de un grupo que estaba predestinado a pertenecerme, como orgullosa muestra a todo lo establecido o lo que sonaba mayoritariamente en las radio fórmulas de la época, que se resumía en lo que ponían en Los 40 Principales o El Gran Musical, dueños y señores de las bandas radiofónicas de la época. Y dejar boquiabiertos a los viejales de Jagger y Richards. Bueno, tengo que mirar a aquella época, tratando de no ser ventajista, y rememorar que uno había crecido escuchando en la radio convencional las canciones dedicadas de Karina, Camilo Sesto, Mocedades o Cecilia. La memoria me trae un recuerdo de escuchar un programa en onda media por las noches, el del Mariscal Romero, que por aquella época sin la k, ponía mucha música novedosa para mí, que en su mayoría me sonaban excesivamente pesadas y no me decían casi nada: Emerson Lake & Palmer, Yes, Genesis o AC-DC. Una mezcla de lo que se conocía como sinfónico, de progresivo y algo de hard-rock, hasta que una noche esa radio explotó con un  himno que se clavó a fuego lento en mi cerebro, corazón y estómago. Sonó “I Want You To Want Me” de unos tipos que no ponía caras ni cuerpos y que respondían al nombre de Cheap Trick, y aquello significó una patada para alterar mis gustos. Confieso, nunca mejor momento, que yo no crecí escuchando a David Bowie, Pink Floyd, Sex Pistols, Bob Marley o Velvet Underground, de los que precisamente me persiguen dos recuerdos de los que no salgo bien parado. Sobre todo del primero, y erala sensación que tenía al leer entrevistas con grupos españoles de mediados/finales de los ochenta en las que siempre hablaban de sus años mozos y su crecimiento abducidos por la batuta e influencias de la Velvet Underground, Stooges o MC5, lo cual me llevó a cierto complejo por la simple comparación y es que casi nadie hablaba de las horteradas que yo había escuchado (así debo de haber quedado afectado). El segundo es cuando un amigo viajó a Alemania, ya serían bastante avanzados los ochenta, y me dijo si quería algún disco de aquellas tierras tan lejanas, antes el extranjero era el extranjero y como las cosas no llegaban al día siguiente todo parecía, y era,mucho más complicado. Por supuesto le pedí el disco del plátano de la Velvet Underground, aquel del que todo el mundo hablaba maravillas. Al mes, a su regreso, y como una sorpresa inesperada, porque uno pensaba que fuera de mi pueblo todo era tan complicado como aquí, me cité con mi amigo enfrente de la Universidad, tal vez en La Calleja, o puede que eso ya lo haya trastocado en mi mente, con el disco. Eran otros tiempos.


¿Y qué tenía “London Calling” en su interior? Supongo que a estas alturas no se puede descubrir nada nuevo sobre un disco que tenía TODO lo que necesitaba escuchar en aquellos instantes, sin sobrar ni faltar nada. Un doble disco, con dieciocho canciones rotuladas en la contraportada y que además tenía un tema sorpresa no reflejado al final de su última cara, prueba irrefutable que The Clash no se movían como los paquidermos de la época por el vil peso de las libras esterlinas, o de esa manera lo interpretaba, que cada uno acomoda los mensajes a su propia conveniencia. Allí estaban las diecinueve canciones para disfrutar, para soñar, para volar.Sin duda era el disco perfecto, era mi disco, porque todas las canciones eran perfectas o al menos esa perfección que mi reducido mundo de provincias necesitaba en aquellos momentos. El mejor recuerdo que conservo del disco es el disfrute de cada tema con la inocencia de un recién llegado a un mundo que se abría, es lo de tener la mente limpia y absorbente, algo que con el paso del tiempo he ido perdiendo, cosas de la edad. No tengo ninguna duda que es uno de los discos que más veces he escuchado entero, sin pausas, desde la primera a la última canción. En el momento que escribo estas líneas estoy empezando la cara tres, y es de los pocos discos, no creo que pudiera citar más de cinco, que cada escucha tal vez no me aporte nada nuevo o me descubra algún matiz o diferentes vibraciones, pero la verdad es que me sigue sin  cansar su escucha, porque todo discurre con una magia similar, aunque lo mismo es mi subconsciente, a la que provocó su primera escucha y ese momento de fascinación tras extraer los encartes de las letras y créditos del disco. Tal vez sea una ficción mentirosa, pero me sigue llevando a ese momento de, ¿lo podemos llamar candidez?, seguramente. Sigue funcionando como un reloj, con esa mezcla de estilos que no tenía ni idea de lo que eran, pero con el paso de la aguja sobre otros discos fui aprendiendo que “London Calling” tenía rock, pop, himnos, música disco, ska, épica, reggae, punk y kilos de actitud. Todo mezclado como en una coctelera y al que no se podía hacer ningún reproche, unos tipos que se movían en todas las piezas con chulería, desparpajo, y una elegancia rebelde que me hacían sentir una envidia insana, y es que gracias a The Clash, y algunos más, recibí la bofetada de la existencia de otros mundos increíbles y tan diferentes del mundo que tenía a mi alrededor con quince años, que uno era bastante pavito por esa época. Sigo siendo bastante pavito y sigo teniendo envidia insana.


Cuarenta años después han pasado muchas cosas, tanto en lo personal como a una banda, The Clash, que se iba a comer el mundo y el mundo se los zampó sin piedad, después de tocar el cielo y convertirse en unas estrellas, que todo hay que contarlo. Después de “London Calling” nada volvió a ser igual, ni siquiera parecido. Tanto talento concentrado en un doble disco no se volvió a repetir, aunque “Sandinista” (un triple vinilo por el precio de un doble) trató de emular la jugada, según la fuente citada al principio, Wikipedia, exactamente el triple disco se editó 363 días después de la edición del disco que nos ha reunido. Aquello ya no fue lo mismo, ni siquiera para los oídos, aún muy novatos, de un dieciseisañero provinciano. Gran parte de la exuberancia de 1979 había quedado sepultada en menos de un año. Y es que así es la vida, no lo podemos negar. Y mira que uno pensó que el tren iba a arrollar a Jagger y Richards, que el mundo se les iba a zampar y, vaya tino tuve, siguen comiéndose el mundo. Pero no nos apartemos de “London Calling” y demos una nueva escucha a un disco que sigue ardiendo al sonar, y pese a los aniversarios, sigue prometiendo y trasmitiendo el elixir de algo irrepetible y mágico. Algo que podríamos asemejar a una conjunción de astros que unen las primeras e inocentes degustaciones de canciones con sueños adolescentes que finalmente confluyen en nuestras propias realidades. Ahora llega tu turno de desempolvar el vinilo, los casetes, el cd, poner el streaming o buscarlo en la red, que las posibilidades han aumentado tan exponencialmente que uno se paraliza al pensar si será del mismo modo la forma en que se ha reducido la capacidad de valorar y disfrutar, pero eso es otra batallita, al fin y al cabo no dejo ser un cincuenta y cincoañero. (Tomi Diez Madrigal, diciembre de 2019).





The Cynics – I’m in Pittsburgh and it’s rainning (Get Hip single)

Una de las cosas “no carnales” que más me gusta en esta vida es escuchar la radio, que  a través de las ondas me cuenten historias y nadie mejor que Mike Stax para contar infinidad de anécdotas. Este es el motivo de recuperar este single. En el volumen 8 de la serie Pebbles había una magnífica selección de bandas y temas de los que el “I wonder” de los Gants me robó el corazón, un tema que perfectamente podría haber sido firmado por Lennon y McCartney . Ese tema y esa banda se convirtieron en todo un objetivo durante una época en que internet era ciencia ficción. Con el tiempo y a través de muchos contactos, sus discos cayeron en mis manos , incluso un  resquebrajado “Road Runner” que me valió la enemistad con un “dealer” nacional….
La primera información que encontré de la banda fue entre las páginas del número 5 de Ugly Things en donde Mike Stax entrevistaba a Sid Herring (vocalista con cara de niño y guitarra de esta banda de Greenwood en Mississippi). El otro día en ”El Sótano” de radio 3 y bajo la batuta de Diego RJ, Mike y Anja jugaban con discos y hacían su particular guerra de platos intercambiando discos. En un momento dado las ondas escupieron “Smoke Rings”  que me volvió a sonar brutal y mi memoria, cada vez mas tocada, tuvo a bien recordarme que los Cynics hicieron este tema en alguno de sus singles. Removiendo entre sus discos mi subconsciente fue directamente a buscarlo sabiendo que lo editaron como disco de su club de fans  en 1985. Y mas recuerdos vuelven a mi cabeza con mi amigo Pepo de por medio gestionando el ser miembros de ese club de fans como colegialas alocadas. Lo cierto es que es que este tercer single de los Cínicos era un pelotazo donde rendían pleitesía a las bandas de los 60’s con total pasión empezando por ese “I’m in Pittsburgh and it’s raining” de los Outcats (San Antonio, TX) con Gregg  poniendo el fuzz de vuelta y media, un fraseo de bajo endiablado y Michael poseído por el diablo a las voces y la armónica. En la cara b el tema que ha hecho que me ponga a juntar palabras, “Smoke Rings” del que los Cynics hicieron una revisión magistral, el órgano silba hipnótico, las seis cuerdas tejen melodías y Michael vuelve a encandilar son su personalidad. Un disco que recuperado hoy, casi treinta y cinco años después, me sigue sonando mágico, con los ecos de esta canción recuerdo lo que decía Sid Herring en la entrevista que le hizo Mike Stax para aquel atesorable  número 5 del Ugly Things (Oscarkotj-2019)
Mike – How did you come up with “Smoke Rings”
Sid – Me and a friend of mine were ridin’  on a motorcycle, this guy was a funny guy, he was always making jokes. He was smokin’ a cigarette and tryin’ to blow some smoke rings, and he said something about that, he said, “I bet you can’t write a song about smoke rings in a wind tunnel!. So I went ahead and wrote it! (laughter). So we were just messin’ around, it was really a joke.”

sábado, 26 de octubre de 2019

The Jackets – Queen of the pill (Voodoo Rhythm Lp)

Jack Torera y sus chicos arremeten con nuevo álbum y de nuevo con el apoyo incondicional del Voodoo Rythm a la espalda, el resultado 10 temas a los cuales les han metido mano personajes como King Khan y Nene Baratto tipos con curriculum en la casa del Beat – Man que se han encargado de la producción mientras que Jim  Diamond desde Detroit les ha dado el ultimo pulido desde el Ghetto. 10 temas que han recibido el beneplácito de tipos como Alice Cooper, Rodney Bingenheiner o Little Steven que han pinchado estos temas desde sus respectivos programas de radio. Lo cierto es que es imposible resistirse a ataque de fuzz con que abren este cuarto album, con ese “Dreamer” en picado en donde el trio muestra una entrega absoluta, la base rítmica es contundente con un bajista intratable y la propia Jack Torera haciendo las delicias a las seis cuerdas, le siguen “What about you” en donde me recuerdan a la banda de Rich Coffee los olvidados Thee Fourgiven , tan solo dos temas y uno cae rendido ante los Jackets que siguen pisando el pedal del fuzz sin compasión en temas como “Steam queen” uno de mis favoritos del este disco, se sacan un pepinazo de libro en ese “Don’t leave me alone” en donde parecen la Chocolate Watchband con Grace Slick al frente, “Queen of the pill” el tema que da titulo al disco no da tregua, otro favorito es “Losers Lullaby” punk rock de primera bajo el tamiz de este trió y que me imagino en manos de mis queridos Munlet, sin pasar por alto “Floating Alice” de nuevo con los ecos de Mrs Slick a las voces, “Deeper Way” o “Be myself” que pone un broche de lujo a un disco que me ha gustado de verdad. (Oscarkotj-2019)



 

jueves, 17 de octubre de 2019

The Premonitions


Give back what you take 
(Outro Records single),
My love ain’t a lie 
(Bickerton Records Ep)

Desde California mi banda favorita en estas ultimas semanas, banda con residuos humanos de Cheap Tissue , The Neumans incluso Night Times con Mr. Magoo Benavides a  las guitarras , este combi entregan un single que es puro Back from the Grave en pleno siglo XXI y como fan de esa maldita serie que soy cuando suena “Give back what you take” mi mente vuela unos cuantos años atrás  a cualquier garage de cualquier estado de los USA en donde infinidad de mocosos hacían el rock and roll mas crudo, amateur  y para mi adorable, pues ese espíritu es lo que desprende el primer single de estos tipos, con especial atención al trabajo de Issac Plummer a las teclas  sobre todo en la cara B “Sun goes down” , un disco que hay que tener si o si . Cuando aun sigue el zumbidoo del fuzz de este single el amigo Lazy Juanma anuncia que el segundo disco de estos chavales vera la luz en su sello Bickerton  y puedo asegurarte que tras escucharlo se hace obligatoria su adquisición, “My love ain’t a lie” con riff robado a los Nirvana por todo el morro y aderezado de fuzz y martilleante teclado se hace adictivo a la primera escucha, en la otra cara “that’s voodoo” en donde los californianos dejan los sonidos mas básicos que nos enloquecen para crear un ambiente sónico ideal para cualquier historia de John Fante  en un tema sobrado de intensidad y todo ello envuelto en una magnifica portada que mucho me temo  harán que este  single se una pieza a buscar en poco tiempo. (Oscarkotj 2019)


sábado, 5 de octubre de 2019

Jet Reactions - More Reaction (Beluga Records Ep)


Otro de esos ep’s explosivos, punk rock con mucho garaje o viceversa son este quinteto con gente de mis añorados Flying Over  entre sus filas, disparan a bocajarro tres pepinacos como “More Reaction” veneno impregnado del espíritu del 77 sin nada de atrezzo y con esas guitarras que me vuelven loco de remate ejecutando “Post Tour Depression” que parece firmada por los Nomads y que puedo imaginar pasada por las manos de los Cramps y ¡¡flipo¡¡. La cara b parecen los Dead Moon cuando agarran “I hate the scene” de unos desconocidos para mi Demolition Girl and the Strawberry Boys,. Un ep que posiblemente pase desapercibido entre la infinidad de discos que se editan a día de hoy  pero seguro que no te deja indiferente si le das una oportunidad.




jueves, 26 de septiembre de 2019

Helter Skelter – I need you (Just Add Water Ep)



Todo el mundo ha escuchado la canción de los Beatles con este título, ese descontrol que predicaban en aquel mítico álbum blanco, pues el tema en cuestión le debió cruzar los cables al bueno de Jesse Hector, tipo tan básico  como desconocido en el rock and roll británico de los los últimos 60 años. Empieza a tocar la guitarra en bandas a los 11 años  emulando al R&R Trio de Johnny Burnette, pasando por  la escena de los 60´s junto los The Clique, viviendo el glam rock, el hard rock y el punk rock en primera línea de fuego en diferentes bandas de las cuales la mas conocida es The Gorillas, banda capital en el mítico sello Chiswick, en definitiva un culo inquieto que aun hoy sigue dando guerra. El artefacto que tenemos en mano es la reedición del single de una de sus muchas bandas Helter Skelter que, sin duda, hace honor al significado de la palabra. Aquí esta el embrión de The Hammersmith Gorillas, con Jesse Hector y Gary Anderson que en 1971 grabaron unos temas del tirón que no vieron la luz hasta que en plena vorágine punk el sello Sticky Records lo pone en circulación. Esta reedición se abre con “I need you”,  un tema que directamente te deja KO, las guitarras literalmente te arrollan, el bajo y la batería te rematan y Jesse pone la guinda con su particular manera de cantar, toda una lección de R&R que sin trampa ni cartón convence al mas incrédulo. La cara b con “Goodbye baby”  a medio tiempo y de sonido no apto para tipos de oído fino apuntalan mi admiración por este tipo que no decae hasta  incluso el cierre que lo hace con  un tema inédito (en vinilo) como “I live in style in Maida Vale” una pequeña maravilla con las guitarras mas domesticadas y estos chavales mirando a los Kinks. A todas luces un disco por el que merece la pena rascarse el bolsillo y estar atento al doble lp que este sello promete de los Gorillas y del cual te aconsejo sigas el rastro pues tiene un catálogo sin desperdicio.  (Oscarkotj- 2019)

domingo, 22 de septiembre de 2019

Yard Trauma – S/t (Bona fide/Dionysus Mnlp)


Aún recuerdo lo que me costó hacerme con este disco en los años en que internet era ciencia ficción, infinidad de intentos de contacto  con establecimientos de llamadas y la consiguiente factura que ponía a mis padres de uñas. Cuando por fin apareció en el correo, sentí de inmediato la necesidad de pinchármelo en vena como un junkie desesperado tras una larga espera en donde mis únicas referencias eras la palabras sobre sobre papel de Mr. Aparicio.  La psicodélica y amateur portada roja con una pequeña foto de la banda ya me parecía cojonuda y los sonidos una orgía de ruda psicodelia y garage que me hicieron fan suyo desde el primer momento que sonó “Some people” sonido con aplomo de bajo y batería, una guitarra sobrevolando a degüello el infecto sonido del farfisa, un pelotazo que aún hoy mientras suena, me pone en órbita. Le sigue “I got a girl” en donde la sección rítmica no da tregua y Lance Kaufman te atraviesa los oídos con el machacón teclado en donde, la palabra psicodelia en manos de Yard Trauma, lejos de envolverte en un sueño, te lleva a los sonidos mas paranoicos en ese “Just a dream” para cerrar con otro disparo de garage punk titulado “Over and over” que hace temblar los cimientos de este chigre. En la cara b todo un clásico de la banda “No Conclusions” con la distorsión carente de compasión y el farfisa cruzándote la cara que dan paso a la única versión de este minilp, el “City of People” de los Illusions (Detroit). Rebusca entre los back from the grave para ver como se las gastaban estos mocosos, la versión de los Trauma te aseguro que deja secuelas, al igual que la urgencia de “Way it will be” en donde se pueden vislumbrar, entre el arrollador sonido punk algún resquicio de pop, que deja paso a “Little Girl (Who Left)”en donde asimilan infinidad de influencias para transformarlas en  un sonido absolutamente personal en un disco de 1983 que hoy hemos recuperado para esta sección y que nos sirve de introducción a la banda de la que todo el mundo habla y pierde los papeles ante, sus hasta la fecha, escasos discos. (Oscarkotj - 2019)


jueves, 11 de julio de 2019

The Speedways – Seen better days Single (Snap!!/Hurrah! Records)

La banda de Matt Julian  me sorprendió hace unos meses con un primer álbum que difícilmente puedes retirar del giradiscos. Con motivo de la gira que han hecho por el país, los dos sellos que editaron en España este disco, se sacan de la manga un single que puede convertirse en el disco del verano. Por un lado “Seen better days” que estaba incluido en su álbum de debut “Just another regular summer”.  Un pepinazo de power pop en toda regla que parece facturado entre 1978 y 1982 como fondo de cajón de cualquier multinacional para no descolgarse de lo que estaba ocurriendo  en la industria musical y que luego algunos pirados van descubriendo y atesorando.  Durante aquellos años en las emisoras de radio formula sonaba Kirsty McColl con un tema simpático titulado “Hay un chico que trabaja en la tienda de patatas fritas que jura que es Elvis”. Eran temas  que a chicos “diferentes” como nosotros nos llenaban la cabeza de sonidos y nos atrapaban con sus acordes.  En la cara b de este single los Speedways recuperan a Kirsty con lo que fue su primer single para la marca Stiff y el anterior al nombrado unas líneas atrás “They don’t  know” que estos chicos prenden fuego dejando atrás la languidez con que Kirsty interpretaba ese tema dándole mucho mas gancho, con unas guitarras que te arañan la piel y unos coros que hacen que  nos colguemos aun mas  por ellos . Por cierto! creo que es momento de recuperar el lp “Heavy Metal Bombs” de The Breakdowns  (la banda anterior de Matt Julian) que Ghost Highway  publicó hace unos años 
(Oscarkotj-2019)


jueves, 4 de julio de 2019

Sloks - Holy Motor (Voodoo Rhythm Records Lp/Cd)

Como consumidor compulsivo que soy de la marca Ritmo Voodoo , no era de extrañar que tarde o temprano me diera de bruces con esta banda de Torino.  En la ultima entrega del sello del predicador loco aka Mr Beatman, mi camello de plásticos sonoros, me incluye una copia de   “Holy Motor”, primer lp de The Sloks y, de la misma manera que ocurre con cada disco de este sello, el poner la aguja sobre los surcos de cada una de sus referencias  es siempre un acto de incertidumbre sobre lo que los altavoces pueden escupir.  EL disco lo abre “One Up” un azote de ruidos,  voces, tambores y guitarras enloquecidas llevadas al límite ,una carta de presentación que te deja en la entrada del manicomio  mas insano donde los delirios de Ivy Claudy (voz) se agudizan con la base rítmica de Peter Chopstick (batería) y Buddy Fuzz (guitarra), un viaje por el infierno en donde temas como  “Rat”, “Holy motor”, “Jazz is dead”, “The swamp” o “Lost memories” te pasean por el lado mas oscuro del rock and roll con un sonido hiperprimitivo, cargado de desesperación, de locura y tan crudo como una muerte violenta vista sin censura. Un disco que, como bien dice su hoja promocional, llega desde el frenopatico hasta tu salón para llevarte de vuelta y sin retorno al hospital mental con las neuronas totalmente irrecuperables. Si no tienes miedo al miedo, este es tu disco. (Oscarkotj-2019) 




Discografía 

Sloks Ep (Resurrection Records2017)
Holy Motor Lp/Cd (Voodoo Rhythm 2018)

Reseña para el fanzine Resistencia Fuzz #3

viernes, 26 de abril de 2019

VVAA – Tribute to Dead Moon (Ghost Highway Recordings/Chaputa Records 2 x 10”)


Cuando leas estas líneas ya estará disponible este artefacto y tributo a una de las bandas más grandes y, a la vez, humilde que ha dado la historia del rock and roll en los últimos 30 años. Se me hace difícil pensar en alguien que le guste el rock and roll de verdad que no se haya  visto impresionado por la banda de Fred Cole (1948-2017).  No vamos a detallar todo lo que este tipo ha hecho en el rock and roll, solo decir que Dead Moon con tres acordes te agarraban las entrañas para ponerte a vivir. No eran la mejor banda del mundo, no innovaban, no buscaban dar un golpe de efecto, solo enchufaban sus instrumentos y lo que escupían los amplificadores era AUTENTICIDAD.  Solo con esa presentación es complicado hacer frente al legado que dejaron, infinidad de canciones que son himnos y una más que atesorable discografía. Este disco sigue todas las pautas que Ghost Highway puede permitirse el lujo de autoimponerse a la hora de editar un disco. Un doble diez pulgadas a elegir entre vinilo blanco y vinilo negro (500 copias de cada edición), IMPRESIONANTE portada abierta a cargo de Mik Baro  acompañado por un poster a cargo de Rui Ricardo, colaborador del otro sello que edita este homenaje a Fred, Toody y Andrew. En la parte musical 19 bandas que salvan los muebles con nota pero ¡amigo mío! llegar a conseguir las sensaciones que transmitía la luna muerta se me hace prácticamente imposible.
El disco comienza con una baza segura como pueden ser los Hellacopters que se despachan “Rescue” con total solvencia llevándose el tema a su terreno. Esa misma premisa se gastan los Sewergrooves con el “Cloud of dawn”, Sator o Chuck Norris Experiment con “Dead Moon Night” y “Walking my grave” respectivamente.
La cara 2 la abren los incontestables Nomads con “Graveyard” y la cierran mis adorados Monomen con “50-40 of Fight”, dos bandas que en los 90’s ya sentían total admiración por el trío de Clackamas. Entre medias de esos surcos los Demons dejan buen sabor de boca con otro clásico como es “Out on the wire”,  The Lovesores con Scott Drake,  defienden “My  Escape” con solvencia y con la guitarras a un nivel superior, mientras que The Boatsmen hacen lo propio con “Kickid out kicked in”.
Sonic Beat Explosion abren la cara 3 con “40 miles of bad road” para dar paso a una de mis adaptaciones favoritas en este disco como es la interpretación super personal que hacen Munlet de “Sabotage”, dando paso a Dirty Coal Train con “The 99’s” repleto de guitarras mágicas. Completan esta cara La Secta con “Ricochet” y unos soberbios Buffalo que se marcan un “Dead in the saddle” repleto de elegancia.
Mary’s Kids arranca la cara 4, siendo,  a mi parecer, el grupo que mejor refleja el espíritu de la banda homenajeada con un “Ill of the dead” que transmite todo lo que el trío de Fred  era capaz de generar sobre un escenario.  Con el espíritu de los Seeds los portugueses The Brooms se marcan el “Don’t burn the fires”, el que fuera primer single de la Luna Muerta,   con el que empezaron a escribir su increíble carrera. Desde Leon Holy Sheep miran a la luna muerta con un intenso “Psychodelic Nightmare” para dar paso a The Suicide Notes que se pelea con un “Johnny’s got a gun” que hace que sea mi momento favorito de este disco. Cierra King Mastino con las guitarras en deuda con Ron Asheton en ese “War is blind”  que me hace volver a  poner el primer disco en el plato y volver a repasar cada uno de los temas aquí incluidos. ..Y uno, de forma impulsiva, empieza a sacar de los cajones títulos como Destination X, In the Graveyard, Unknown Passage … (Oscarkotj-2019)




martes, 23 de abril de 2019

Jeff Dahl & Demons – On the streets and in our hearts (Ghost Highway Recordings Mnlp)



Jeff Dahl  fue uno de los responsable de poner banda sonora a mi vida durante la década de los 90’s. Me robó el corazón con aquel “Vomit wet kiss” y desde entonces en cuanto aparecía un disco suyo, el agujero de mi bolsillo se hacía más grande. Con el nuevo siglo su producción discográfica desaceleró  de manera vertiginosa hasta casi perderle la pista hasta que el sello de la Autopista  Fantasma lo recupera en un minilp que no deja de girar en mi cabeza.  Tan solo seis temas que me transportan a la década de los 90’s en donde todo el mundo comulgaba con la etiqueta “Indie” y unos cuantos flipados alucinábamos con el punk rock de este Hawaiano.  Para la ocasión la banda que acompañan a Mr Dahl son los suecos Demons que abren fuego con  “French Caugh Syrup” rock and roll clásico sobrado de nervio que te pone la sangre a punto de ebullición, al que sigue “Going Underground” con  un sonido menos agudo que el original aparecido en “I kill me”, un tema al que los Demons aportan mucho mas cuerpo  dándole un sonido más clásico y dejando claro cuáles son las influencias de estos demonios  haciendo de este tema una adaptación demoledora. Para cerrar la cara A recurren “Lisa’s world” otro clásico del americano que suena como un disparo en la noche.  La cara b se abre con “Mean Street Beat” firmado a medias entre Jeff Dahl y Mathias Carlsson en donde la escuela sueca pesa de sobremanera, ritmo constante, golpes de órgano, guiños al glam rock y guitarras cargadas de acido sulfúrico que dan paso a ese eterno “I don’t wanna”  que parece robado a los mismísimos Dictators, para cerrar con un “Sonic Reducer” que tira de espaldas,  machacado con rabia  y pasión a partes iguales, el bajo y la batería a un ritmo endiablado y las guitarras hurgando en las heridas de la memoria. Un discazo en toda regla. (Oscarkotj-2019)




domingo, 7 de abril de 2019

The Sellwoods –Two Stroke Smoke (Chaputa Records Ep)

Tras dos ep’s  que han desgastado el diamante del tocadiscos , la banda de Portland entrega una nueva rodaja de garage punk en toda regla. Matt y Lisa han pillado unos packs de cervezas y se han metido en el sótano de Dave Berkham (Reverberations) para jugar con la grabadora que el  bueno de Dave ha pillado y de esas sesiones salen estos cuatro nuevos temas. Empiezan con un “Two Stroke Smoke” que supura espíritu y actitud teenager por todos los poros que complementa de largo las posibles carencias que pueda tener el ahora cuarteto con la incorporación de Miss Kitka a las teclas muy presentes en este  tema que sin duda bailara Lux Interior allá donde esté. “Kimchi” es otro ejercicio de garaje punk cargado de teclado machaca neuronas, dos temas propios que dan paso a dos versiones en la cara b, empezando por  una magnifica revisión del “No More” de Morning Dew en donde Matt anda realmente fino a la guitarra. Cierran este artefacto con otra lectura endiablada del “Want me” de los Night Crawlers  que te hace desempolvar la biblia del garaje punk según Tim Warren. Todo ello con  magnifica portada de Rui Ricardo fijo en nómina  en la factoría Chaputa, los retoques de Mike Mariconda y la entrega sin concesiones  de una banda que me flipa. (Oscarkotj 2019)