domingo, 23 de septiembre de 2012

Le Chelsea Beat – Mesdames et messieurs…. (Killer Diller Records Lp)



Sonidos 60’s procedentes de  Canadá, y mas concretamente, de la zona francófona. Desde Montreal  Le Chelsea Beat entrega un disco cargado de sonidos y estética sixtie. Banda formada por veteranos de la escena de garage mas próxima en el tiempo, y que han dejado constancia de ello en formaciones como Les Sequelles,  Platon Et Les Caves o Demon’s Claws. Este sexteto ha dado forma a un larga duración de sonido denso y elegante, diez canciones  en donde los dos idiomas oficiales se reparten el protagonismo de las letras, con unos músicos creando pasajes sonoros canción tras canción, desde ese “Taj Mahal Noir” con intensos golpes de guitarra  y un sonido de órgano que es el eje sobre en el que se recrea el sonido de esta banda,  un tema que  parece robado a los mismísimos  SRC con las guitarras sonando psicodelicamente peligrosas. El órgano suena a manta en “Tiger” el tema de Brian Auger que lo sobredimensionan de manera espectacular, “Reaction Chimique” es una delicia de pop con pasajes de fuzz y efectivo sonido de teclado. Los temas se suceden y la sensación de que esta banda es cosa seria,  se afianza a medida que suenan canciones como “Devil”,  “Lady Macbeth” o  “Les Elephants Alcooliques” con ese órgano a lo John Lord. Cuando se dedican  a  versionar  clásicos del garage punk se salen por todos los lados,  basta escuchar las lecturas que hacen del “Victim of the Ciscumstaces” de Roy Junior, “Si tu reviens chez moi” de los Marselleses 5 Gentlemen y de la cual comentamos la  adaptación que hicieron de este tema Sheetah & Les Weissmuller en su ep para Cryptic, o ese favorito personal  de los Wimple Winch que es “Save my soul”  que estos chicos ejecutan de manera magistral, sin llegar al clímax que se alcanza  en el original, pero como motivo mas que suficiente para hacerse con este disco. Cierran este primer trabajo con una balada pop de corte ye-ye titulada “Avec les garcons”, cantado a dúo con la vocalista Poupee  Fortrell,  dejando un regusto de recuerdos en la memoria que hacen imposible resistirse a volver pinchar este tema. Un descubrimiento que llega de la mano del amigo Charles Gaskins y su sello Killer Diller. (Oscarkotj-2012)