sábado, 26 de enero de 2019

Headless Horsemen – Yesteradys’s Numbers (Dangerhouse Skylab Lp)


Solo los más viejos del lugar se acordarán de esta banda. La década de los 80’s enfilaba sus últimos años y mientras muchos de nosotros estrenábamos nuevo digito en nuestra vida llegaban a cuentagotas noticias de lo que ocurría en otras partes del planeta (musicalmente hablando). Los Fuzztones desde NY eran una de las bandas de las que todo el mundo hablaba, de los innumerables mercenarios que pasaron por sus filas aparecieron estos Jinetes sin Cabeza que vieron editados sus trabajos solo en Europa de la mano de Resonance. En sus filas estaban Chis Cush y Elan Portnoy a las guitarras, David Turetsky a los tambores y Peter Stuart al bajo, que junto a Ira Elliot que también golpeo  tambores en estos Headlees Horsemen 
Este disco recopila temas de sus único lp “Can’t help but shake”, un mini lp “Gotta be cool” y el single “Hotel Cadillac” , cuando empieza a sonar “Can’t help but shake” en versión demo, las reminiscencias de los Flamin’ Groovies mas rockeros son palpables.  Tras este primer azote sonoro siguen lecturas  totalmente creíbles de clásicos como “What d’I say” de Ray Charles, “Glow Girl” y “Armenia city in the sky” incluidos en el Sell Out de los  Who, “Bad Boy” de Larry Williams, , “Good times” de Easybeats o el  incombustible “Leavin’ Here” que firmaron los eternos Holland-Dozier-Holland. Estas versiones se mezclan con temas de factura propia  como “Any port in a storm” en deuda con la banda de Keith Moon de forma descarada,  “Miles above” a medio tiempo , “Gotta be cool” que parece sacada de un directo de los mismísimos Romantics de Detroit, “See you again”  perfectamente podría haberse colado entre la infinidad de bandas que nos vendían con la etiquete de nuevo rock americano o la versión en maqueta de “It’s all way”. Completando este disco, la banda totalmente entregada en directo con los temas “Hotel Cadillac” y  un “Tallahassee Lassie”  en plena combustión, temas que aparecieron en un single promocional que acompaño a las primeras copias de su unido lp. Todo ello con una preciosa portada, sonido perfecto y unas notas impagables a cargo Jeff Cuyubamba y Matthew Corkins responsables del blog Shake Some Action, dedicado a la escena de garaje en NY y de visita obligada (http://www.shakesomeaction.nyc/). Un disco de los que hay que tener si comulgas con las rodajas de vinilo que se revisan en esta sección. 



domingo, 20 de enero de 2019

The Woggles – Please Leave me my mind (Wicked Cool Records 2x7”)


Muchos años siguiendo las lecciones del “profesor”  Manfred y sus Woggles y nunca me han decepcionado. Este nuevo doble single, presentado con un envoltorio de lujo a cargo de mi buen amigo Scott Sugiuchi (Stents, Hidden Volume  Récords), contiene cuatro nuevas píldoras de rock and roll para llevarte al colapso, empezando con ese “Please leave me my mind” en donde la guitarra de Jeff Walls te achicharra las neuronas a base de fuzz tan preciso como efectivo dando paso a “Eyeroll” que suena tan primitivo como genuino, rock and roll de primera mamado de bandas que perfectamente podían estar en recopilatorios como Sin Alley. El segundo disco se arranca con una base rítmica perfecta, con la amalgama de influencias en las que este cuarteto se mueve sin ningún problema y firmando un magnifico “Paisley in Paradise” empapado de fuzz y freakbeat que no hace mas que confirmar que estamos ante una de las más impresionantes bandas de garaje que han habitado este planeta en estos últimos 30 años. Cierran esta golosina vinílica con “Better slow that little red wagon down”, que perfectamente podría haber sido rescatada de cualquier rodaja con la etiqueta Specially. Como en cada disco,  estos chicos grandes disipan cualquier duda sobre ellos si es que alguna vez dudaste sobre su buen hacer. (Oscarkotj -2019)