sábado, 2 de mayo de 2020

Bang 74 - Let it drift ( KOTJ Records / Snap!! Records / New H Records Lp)


En un momento de tremenda inquietud, en el que nuestras vidas parecen encontrarse en un extraño suspenso, la aparición de nuevos trabajos discográficos es una de las mejores noticias que podemos recibir. A falta de vacunas y tratamientos, la tan ansiada libertad pasa por poder deslizar la aguja por los surcos y sentir que nada ha cambiado, que los tres viejos acordes y el olor a plástico todavía son capaces de erizarnos la piel. En medio de todo este caos, me tranquiliza saber que hay gente creando, idealistas borrachos de un necesario, ahora más que nunca, romanticismo, puliendo sueños y bruñendo sonrisas. La tan denostada cultura sale, una vez más, al rescate de miles de almas perdidas y la música vuelve a ser la mejor de las brújulas en un mundo desnortado. Esa llamada (a veces con desprecio y clasismo) industria del entretenimiento le planta cara a la más gris de las realidades imaginables, gritando con rabia y convicción que aquí no se para. Las pequeñas discográficas, los sellos independientes y sus bandas están dando un ejemplo de dignidad en el que quizás sea el contexto más adverso para sacar un disco. Pero claro, esto no va de dinero, aquí hay en juego algo muy diferente, algo que difícilmente podrán entender los pseudoartistas que se lamen las heridas versionando el estomagante “Resistiré”. Ustedes son inteligentes y seguro que no hace falta que se lo aclare pero, por si hay algún despistado en la sala, les voy a ilustrar con un magnífico ejemplo, tomen nota. 

KOTJ Records, Snap!!! y H-Records lanzan una OPA hostil contra el aburrimiento y la mediocridad, dando forma de vinilo al nuevo disco de Bang 74; sin olvidarnos de Rock Indiana, que se encarga de la edición en CD. Esta colosal unión de fuerzas ha servido para materializar el primer trabajo de la banda de Ferrol en 7 años. Demasiados años de silencio discográfico, que han quedado reducidos a cenizas por un LP soberbio, un ejemplo de cómo la energía ni se crea ni se destruye, se transforma en melodía. No debería sorprendernos el nivel de “Let It Drift”, segundo largo de Bang 74, ya que esta banda formada en 2006 venía dando lecciones de clase desde su primer sencillo, algo que corroborarían con el excelente EP “Three Kids” en 2009 y con las dos versiones (The Now y Rocky Erickson) que grabarían en 2012 para Rufus en un nuevo single; el LP “Hi-Flying Dreams” (Rufus Recordings, 2013), contribuiría a sentar, de manera definitiva, las bases del sonido de este trío. Fran Millarengo (bajo), Óscar Millarengo (batería) y Cristóbal Veiga (guitarra y voz) se han enfundado el mono de trabajo y han limpiado el material quirúrgico con el que dan forma a sus canciones: precisión, mimo y talento al servicio de la melodía. En los albores de su carrera, hace ya tres lustros, los referentes de Bang 74 estaban claros, era inevitable citar el power pop y el punk rock como sus mayores influencias, sin olvidar la querencia de este trío por las guitarras australianas, ese punto de high energy marca de la casa. Pero lo que ya se vislumbraba en su primer LP es ahora una realidad palpable en varias de las canciones de “Let It Drift”, que viran hacia un pop de raigambre 60’s y regusto psicodélico. La gran virtud de este trío ferrolano es que ese golpe de timón se produce sin perder ni un ápice de su pegada, consiguiendo que la energía no se diluya entre la melodía.

El ideario sonoro de Bang 74 se resume en los 3 minutos y 3 segundos que dura “Almighty Fuse”. El corte con el que se abre este “Let It Drift” es una colisión entre lo mejor de The Who y de Cheap Trick, lucha de poderes que da como resultado un fuerte seísmo en forma de canción redonda, sin fisuras. La búsqueda de la canción perfecta, que impulsa a los cazatesoros del pop de muchos quilates, está presente a lo largo de este LP, con episodios memorables como “All Straight Ahead”, uno de mis pasajes favoritos del álbum, donde la garra se viste de gala; como diría Lori Williams en “Faster, Pussycat! Kill!! Kill!!”: Como un guante de seda forjado en hierro. “Jungle Pam” es otra delicia, que podría haber firmado el Costello más cabreado e irreverente, y en la que las armonías vocales, herederas de los 60, encajan perfectamente con riffs de guitarra que parecen paridos en las Antípodas. “Along The Way” es un excelente medio tiempo, con un breve interludio en forma de guitarras lisérgicas que lo hacen irresistible. Parecido camino es el que recorre “Out Of Fashion”, que aporta unas seis cuerdas que huelen a pólvora en mitad de una canción que rezuma melancolía, enriqueciéndola además con un piano que nos recuerda al rock’n’roll de formaciones escandinavas como Diamond Dogs. “The Park Of The Peacocks” es puro pop de esencias 60’s, la puerta a través de la cual se cuela libremente la psicodelia en “Let It Drift”. Magia. No es casualidad que el siguiente corte se titule “Back To The Wild”, una canción que retoma la senda del disco, aunque introduciendo elementos diferenciadores, como una steel guitar; por si aún no se habían dado cuenta, “Let It Drift” es un LP de detalles, de una sutileza sólo apta para los oídos de quien se sienta a disfrutar de un disco con los cinco sentidos. “Drifting” es un nuevo ejemplo de la habilidad que tiene este trío a la hora de poner cada pieza del puzle en su lugar, un in crescendo de potencia que lejos de desbocarse siempre está al servicio de la melodía. Bravo. Mayor contención se produce en “Eager To Burn”, con unas guitarras medidas al milímetro, que arropan, pero sin tapar, la vigorosa voz de Cristóbal, y con un gran trabajo de armonías vocales que le da cuerpo a la canción. El décimo corte del disco, “Those Heartless Things”, tira de punk rock, pero siempre con esa musicalidad y ese gusto por el detalle que son el sello personal de Bang 74. Esa frescura y esa vitalidad también se desatan en “One More Round For The Captain”, menos de dos minutos de power pop afilado y adictivo. Finalmente, el rock desértico y lisérgico de “Thru’ The Desert” es el que sirve para bajar el telón de un disco notable, una canción que vuelve a coquetear con la psicodelia (didgeridoo incluido), envolviéndola en unas guitarras que son high energy en esencia pura.

Ojalá cuando usted lea estas humildes notas, palabras como virus, pandemia o confinamiento sean sólo el vago recuerdo de un mal trago y pueda dedicarse a disfrutar de este disco sin nada que contamine esa experiencia. Pero tenga siempre presente en qué condiciones se ha editado y valore también la audacia de todos los que lo pusieron en circulación en un momento tan complicado: los propios músicos, diseñadores, los sellos, los distribuidores, tiendas, emisoras de radio, prensa escrita… Todo un engranaje musical y cultural necesario que merece, ahora más que nunca, respeto, apoyo y reconocimiento. “Let It Drift” ha conseguido sacar la cabeza en un parto difícil, ha sido una gestación larga que ha servido para madurar, con paciencia y grandes dosis de talento, una brillante colección de canciones que deberían figurar entre lo mejor de la cosecha nacional de este agitado 2020. Todavía estamos a tiempo de cambiarle la cara a este año cruel y desconsiderado, y lo haremos a base de música como la que desprenden estas doce canciones, no les quepa duda; no vale parar, amigos, nosotros no resistimos, nosotros peleamos.  (Binguero 2020)


domingo, 26 de abril de 2020

Lyres – On fire (Munster Records Lp)


En la segunda mitad de la década de los 80’s compré la primera copia de este álbum y en estos días reincido y ya atesoro seis versiones diferentes de un disco que, evidentemente, no ha pasado desapercibido en mi vida, ni entonces ni ahora.
Pongo la rodaja naranja sobre el plato y cuando se escucha como se acercan los primeros acordes de guitarra y  órgano de “Don’t give it up now” un chispazo sacude mi memoria. Este himno es pura magia que hace que se te mueva el suelo sobre el que pisas, un sonido crudo que rezuma por los altavoces mientras miro la contraportada y me imagino a este cuarteto ensayando en algún sótano de Boston, desde luego, un tema que sirve de presentación a un álbum único. 
Cuando suena “Help you Ann”,  la mejor canción de garage escrita en aquellos años y, posiblemente,  en las décadas venideras, esa extraña sensación de plenitud te envuelve. El órgano te marca el ritmo, el tremolo te sacude las neuronas  y el solo de guitarra se Danny McCormack se queda grabado en la memoria de por vida. Tras semejante animalada se lanzan a tumba abierta con el “I Confess” un tema en donde nos hacen interesarnos por The New Colony Six, banda que firmó  esta maravilla en 1965 y que  aun  hoy en día en manos de Jeff Conolly sigue sonando como una bomba al igual que el “I’m tellin’ you girl” que da paso a una espectacular versión del “Love me till the sun shines” de los Kinks que mantiene el espíritu de los hermanos Davies desde el otro lado del charco un par de décadas después. Con ese magnífico sabor de boca dejan otro clasicazo en este tugurio en donde acumulo plásticos con surcos, un “I really want you right now” hipnótico, vibrante y con una banda en estado de gracia que dejan una cara A por la que  vender tu alma al diablo.
La cara b la abren de nuevo con los hermanos Davies revisados. Si anteriormente se había metido con un tema de Dave ahora le toca a Ray y  su “Tired of waiting” que de nuevo brilla a un nivel por encima de el resto de bandas que se han atrevido con algún tema de tan magnánimo grupo.  “Dolly” es el resultado de esa enfermiza pasión del Monoman por coleccionar discos de garage, un tema en donde la guitarra echa fuego, el órgano retumba , mientras el bajo y la batería marca un monolítico ritmo que da paso a un “Soapy” firmado en un oscuro single de 1965 por una banda llamada Mickey & the Clean Cuts. Sin dejar de rendir homenaje a bandas oscuras se arrancan con otro temazo que parece firmado por ellos y sin embargo ese “The way I feel about you” fue uno de los temas que Peter Best tocaría con su combo tras ser despedido de los Beatles y que es otro favorito en esta casa. Para cerrar este disco, “Not like the other one” que contiene unas guitarras que no he podido olvidar y no he dejado de disfrutar en estos últimos 35 años.  Esta edición, además, contiene unas excelentes notas a cargo del amigo Lenny Helsing, prensaje  acojonante en vinilo de 180 gramos, sonido bestial y entre sus surcos una colección de canciones que me robaron el alma. (Oscarkotj-2020)



viernes, 24 de abril de 2020

The Speedways – Kisses are history (Snap!! Records/Hurrah! Música Single)


Nuevo single del trió británico que siguen dejando pequeños pildorazos de pop a cada nuevo disco . Este single tiene dos caras A en toda regla, empezando con ese “Kisses are history” que me toca la fibra, un medio tiempo que contiene toda las inquietudes quinceañeras que perfectamente interpretaron los grupos de chicas en los 60’s y que Matthew Julian ha sabido  comprimir en  esta canción absolutamente maravillosa. En la cara AA “Number Seven” un chute de power pop De los de nota que pide ser pinchado sin parar. Un disco de vuelta y vuelta hasta pulir los surcos. (Oscarkotj-2020)







jueves, 23 de abril de 2020

No Fix – Apocalyptic Rock (Bandcamp files)


Soy un tipo parco en palabras con gente con la que no tengo mucha confianza, un estigma que llevo ya arrastrando medio siglo. Esto viene al hilo del disco que  ocupa esta entrada. Como cada día, se ojea el correo y esta semana aparece un mensaje tan parco en palabras como mi persona, tan solo tres datos: Primero que No Fix llega desde Ontario (Canadá), segundo que acaban de auto grabarse, en pleno aislamiento, estos cuatro temas que pronto serán editados en ep y por último, un enlace para escuchar los mencionados temas en su bandcamp. No vacilo y accedo a esos cuatro disparos con un sonido de baja producción que me sacude los oídos  ya de entrada cuando “Get outta punk” empieza a sonar,  simple y contundente. Le secundan temas llenos de urgencia, guitarras distorsionadas y sin mayor complicación como “Arm the boys”. Pero es al soñar “Vicious Cycle” cuando la electricidad de las guitarras vuelve a sacudirme frenéticamente las neuronas con esa mezcla infalible y aun presente del Jeff Dahl  Group con los Pagans. Reincidente, pincho  varias veces el tema   que me teletransporta a años pasados desde el primer guitarrazo. Cierra este single,  hasta la fecha digital, “Big Bopper” brutalidad en lo-fi sound que a muchos nos flipa. Busco información en la red, no localizo nada sobre ellos, me resigno, y trato de saciar mi curiosidad escuchando los otros trabajos  que tienen puestos en el bandcamp. Gracias Matty M. (Oscarkotj-2020)


martes, 21 de abril de 2020

Thee Braindrops – Tú me quieres matar (Family Spree Recordings Single)


Adelanto en forma de single de lo que será el primer larga duración de los Braindrops. Agarran a los monolíticos Thee Headcoats y les usurpan el “All my feelings denied” que castellanizan como “Tú me quieres matar” en donde literalmente piden clemencia sexual, todo ello con un sonido totalmente mimetizado al de las bandas de Chatham que Jorge Explosión ha conseguido junto a la entrega de los madrileños. En la cara b “Bakasawagi” con Carlos poseído por el espíritu de Link Wray, un instrumental para abrir cualquier sesión de rock and roll sin dejar indiferente a nadie y todo perfectamente vestido por la mano de Mik Baro. (Oscarkotj-2020)




lunes, 20 de abril de 2020

Dt's - send me a postcard (Get Hip Single)



Mi buen amigo Dave Crider me hace llegar el último single del que es su último proyecto desde hace años. DT’s, un combo que se prodiga poco tanto en bolos como en material prensado en estos últimos años, de hecho sus últimos trabajos datan de 2017 para Hidden Volume y Valley King Records. Dave a la guitarra y Diana a la voz vuelven a poner energía y alma en este single, un tributo a los holandeses Shocking Blue que pusieron el mundo a sus pies con el éxito “Venus” en 1969, un número 1 absoluto. Otro de los temas que Dt’s tenía en su repertorio de directo, de esos que están en la memoria de muchos de nosotros que indagamos un poco mas alla del “Venus”, es “Send me a postcard” que la banda de Bellingham defendía en directo con sobrada dignidad y que a los capos de Get Hip les encandilaba, por lo que les propusieron a Dave y compañía sacar esa versión en single. El resultado es esta nueva referencia de Get Hip que te sacude el cuerpo desde el primer riff de la telecaster de Dave a la vez que Diana mantiene el pulso a las voces de manera asombrosa y Patti Bell crea un ambiente intenso a la teclas consiguiendo que la sección rítmica no decaiga en ningún momento, dando como resultado una versión más que sobresaliente de este clásico menor. El single se completa con otra versión de los holandeses como es “Hello Darkness”, un medio tiempo con guitarras brillante, en donde Diana pone el listón mas alto aun de lo que nos tiene acostumbrados en una faceta un poco alejada del sonido de la banda. Todo este lujo bajo la supervisión de Jack Endino, dejando una pieza muy coleccionable en el particular curriculum de los Dt’s (Oscarkotj-2020)

sábado, 18 de abril de 2020

Harmonica Lewinski – Human BBQ (Autoproduccion 10”)

!Que frikada mas maravillosa! Alguna vez me había topado con este nombre en la red y las conjeturas que uno puede llegar a hacer son infinitas. Tras muchas cintas grabadas y algún disco pequeño, llega la hora de un diez pulgadas físico. Empiezo a unir cabos y veo que llegan desde Rochester (NY), cuna de bandas que amamos en éste frenopático. Éste  quinteto se ha metido a grabarlo en Mirror Records y automáticamente se me dispara la alarma y me vienen a la cabeza los discos de los Chesterfield Kings y la cosa ya va cogiendo forma a la vez que su nuevo disco empieza a sonar y esos sonidos me envuelven en una extraña mezcla de influencias que hacen de este combo una apuesta diferente en donde palabrejas como "tropical trash, greasy garage, dirty disco and party punk” tratan de definir lo que montan unos tipos que se hacen llamar Mick Jigger, Wild Richards, Joey Gambino, Dick Marinara o Dirty Sanchez entre otros muchos nombres. El disco se arranca con “Sleeper Cell” y la banda te sumerge en una extraña película a golpe de cha cha cha, donde el teclado marca el guión mientras una voz en off modula frases como I smell trouble in your buttered breeze , bitch in a bubble , blister to squeeze why don't you shake, and then give me a helium speech………..”
Cuando “Ladies & Jellymen” suena,  te vuelven a hipnotizar. El sonido de órgano es arropado, en ésta ocasión, por las cuatro cuerdas y por elegantes toques de guitarra, además de coros usurpados a las Shangri Las y es entonces cuando ya tu cerebro te hace protagonista de otro guión en blanco y negro en donde  estos chicos ponen la banda sonora con un “i say aloha to my freaks in the funnel of love,……” en modo de bienvenida a su particular mundo. En ése al que también está invitado Tav Falco cuando, a golpe de tango cósmico,  interpretan “What a behind the veil” que da paso a “Panther Beat” un instrumental de cantina marciana en donde las vibraciones exóticas son un referente que está presente a lo largo de todo este álbum. Cada nuevo tema que va sonando en el estéreo es un viaje que el escuchante va diseñando en su subconsciente con títulos como “Yellow fever” que parece maquinado por el mismísimo David Lynch, “Dirt Nap” que bien podría ser un mal sueño de Joe Meek y !como no!  “Tuff War” que  es mi número uno personal en esta quinta semana de confinamiento con  los riffs marcianos de “Risky Bizness” logrando un punto de conexión con mis venerados Man or astroman. Cierran con su particular manera de interpretar rock and roll con otra piedra mágica de título  “Poison Pill” que dudo mucho  bailen mis vecinos a las 8 de esta tarde en su diaria cita vespertina. Adoro este disco que a cada nueva escucha más  me flipa del que solo han planchado 250 copias. (Oscarkotj-2020)



jueves, 16 de abril de 2020

The Highmarts – Hey Boy (Soundflat Records single)



Adoro los grupos de chicas, y las bandas japonesas me pierden. Este es el segundo single de este trío que con una, mas que efectiva portada al uso, desbrozan dos temas con total entrega. Empieza con “Hey Boy” que atesora un fraseo de bajo enloquecido, guitarras cuadriculadas y mucha actitud. Siguen arañando el subconsciente cuando se foguean con todo ese clásico imbatible que es “Tallahassee Lassie” con el me han ganado de por vida. 


lunes, 13 de abril de 2020

VVAA - San Diego Underground Vol 1 & 2 (Bickerton Records 10")


El sello Bickerton ha lanzado una serie que me tiene loco en todos los aspectos. Para empezar esta dedicada a la escena de San Diego en los 80’s, para mi, especial a todas luces por ser la ciudad de donde salieron mis adorados Crawdaddys y mas tarde Tell Tale Hearts, bandas que sin duda marcaron mi norte musical. En segundo lugar las ediciones son en un formato que me fascina como son los 10” y con encartes llenos de fotos e historias contadas y narradas por alguien que estuvo y está en medio de la tormenta de una escena vibrante como es Bart Mendoza, que desde su apartamento lleno de cultura musical, gestiona cada volumen con meticuloso cuidado. El resultado puedes disfrutarlo en los dos primeros volúmenes que mas pronto que tarde acabaran siendo buscados por todos los consumidores de este tipo de sonidos.


El volumen 1 está dedicado, como no podía ser de otra manera, a la propia banda de Bart, Manual Scan que son de sobra conocidos por estas tierras gracias al sello Snap!! que en sus inicios recupera parte del legado de esta banda. Aquí nos encontramos con la primera maqueta grabada en 1982. Comienzan con “Plan of Action” tema que dio título a su primer ep (1983) pero que, sin embargo, no apareció en este si no en un flexi disco editado por F.A.B Records en donde se encontraba metido otro personaje a tener en cuenta como es Mark Le Gallez con su banda de entonces,The Risk. Las influencias de la banda quedaban muy claras y su imagen los delataba totalmente, jovencitos con fijación por la escena 60’s británica que reproducían con total pasión. El pop forma parte del adn de estos chicos que en temas como “New Diference” queda totalmente claro, dando paso a “American Way” o “The Bird” en tomas muy primerizas y llenas de magia. La cara b comienza con uno de los temas que muchos años atrás no dejaba de escuchar como es “Anymore”. El primer tema que no llega firmado por Mendoza es “What did you say” una maravilla que me imagino en las manos de mis venerados Spongetones y no puedo disimular mi pasión por los chicos de Liverpool mientras sonrío. Otra de las canciones favoritas de estos chicos es “Mad about town” que apareció en su primer lp para Hi Lo Records en 1986, editada, curiosamente en Inglaterra antes que en los Estados Unidos. Cerrando, otra pieza de pop lleno de brillo firmada por Kevin Ring aunque en esta grabación el sonido no hace honor a tan magnifica canción. Mientras los temas suenan me pongo en situación con las notas en donde unos chavales a finales de los 70’s, metidos de lleno en el instituto, con sus dramas de quinceañeros y la locura de hacer una banda dejaron trabajos como estos. Mas tarde verían sus canciones editadas en medio mundo en sellos como Detour, Get Hip, Susstones, Cheap Rewards y como no, Snap! que no hace mucho puso en circulación otro 10” de estos muchachos con las grabaciones para el programa de radio de Tim Pyles. 


El volumen 2 está dedicado a The Event, unos tipos flipados por el Freakbeat que también en sus días de escuela, a mediados de los 80’s, lo hacían de la misma forma con The Jam, Chords o Merton Parkas. Son los discos de un hermano mayor los que, a base de escucharlos, hacen mella en la personalidad de estos chavalines, una historia que se repite y se repetirá siempre. En esos años de absorción musical descubren a Small Faces, Who , Milkshakes, Prisioners y el sello Bam Caruso un referente para muchos de nosotros y que a estos chicos les abrió los ojos al escuchar las maravillas que nos descubría la serie Rubbles (IMPRESCINDIBLES cada uno de sus volúmenes). Con esa bandera crean un sonido en aquellos años que los ponía en otra liga y que Greg Shaw olfatea rápidamente sacando un único lp en su prestigioso sello Voxx, que es el legado que este cuartero dejo, como bien decía Mike Stax en las notas de aquel lp, su sonido era muy diferente a lo que se estaba cociendo aquellos años en la “escena”, muy mods para los amantes del 60’s punk y muy sixties para los amantes del power pop. 

Este diez pulgadas lo abre una magnifica versión del “Jagger Time Lapse” de John’s Childen que ya apareció en su único lp, tema que da paso al tarro de las esencias pop firmado por bandas como The Game y su “It’s shocking what they call me”, The Birds y su brutal “You’re on my mind” , The Eyes con su “You’re too much” incluso Chuck Berry que saquean con total desparpajo como si unos primerizos Stones sacaran brillo a su mítico “Let it rock”. La cosecha propia llega de la mano de “Pop-think-in” que también abría la cara b de su lp y que aquí encontramos en dos tomas diferentes así como “Baby you hurt me” un azote de desparpajo que haría palidecer a los mas pintones de la época. Un documento para atesorar mientras Bickerton prepara nuevas entregas y yo juego a la ruleta rusa con balas marcadas con Trebels, Mystery Machine o Barons entre otros.


 


The Thingz – Just in time


Pic by KRKDominguez.com

El amigo Mike Morris deja en el buzón de este garage una bala de punk de garage firmada por su banda The Thingz que desde Long Beach (California) están trabajando en un nuevo álbum. Este “Just in time”  recoge lo mejor de las bandas que a finales de los 80’s nos volvieron locos a muchos chavales. El nuevo disco contendrá 11 temas propios y dos versiones pero, de momento,  para ir abriendo boca escucha este “Just in time” en su bandcamp




domingo, 12 de abril de 2020

Les Grys Grys – Milk cow blues (State Records single)

Cada nuevo disco de este combo francés es recibido con verdadera excitación en este tugurio. Hace meses que State anunció este artefacto y tras una impaciente espera ya está girando en la tornamesa y lo que los altavoces escupen son vibraciones de esas que no pasan sin dejar huella. Agarran el “Milk Cow Blues” y lo explosionan como certeros artificieros, sacando lo mejor de semejante cartucho. Por un lado parecen los mismísimos MC5 a hostias con los Pretty Things en una orgia con los Blues Magoos y los Amboy Dukes, una versión que electriza antes de que el diamante se pose sobre el vinilo. Dando la vuelta a este artefacto nos topamos con “So long” de firma propia , otra bomba desmesurada de intensidad por la que los Chesterfield Kings hubieran vendido su alma al diablo. Un single apabullante en todos los aspectos.



martes, 31 de marzo de 2020

Bang 74 -All straight ahead (Music for gloves)


En esta iniciativa llamada Music for Gloves hemos querido dar a conocer uno de los temas que viene incluido en el próximo álbum de Bang 74. El trió de Ferrol tiene su propio ritmo y tras siete años de espera entregan una colección de temas en donde vuelven a demostrar su buen hacer para crear canciones, Este “All Straight Ahead” es una muestra de lo que puedes encontrar en “Let it drift” (su segundo disco grande) un tema de pop cargado de rock and roll, con infinidad de influencias y a su vez con personalidad propia, una puta maravilla comprimida en 111 segundos. Este álbum será co-editado por Snap! Records, New H Records y KOTJ Records en las próximas semanas. Escuchen y no si creen que esta iniciativa merece la pena aporten su pequeño grano de arena, muchos seres humanos lo agradecerán.



¡¡¡¡MÚSICA CONTRA EL CORONAVIRUS!!!!
Campaña solidaria MusicFor Gloves, EPs digitales de 4 canciones (inéditas o avances de futurosdiscos...) de distintos sellos discográficos nacionales. Todos con un fincomún: recaudar dinero para comprar guantes y/o materiales de protección para hospitales.¡NO DEJES DE COLABORAR!


Escucha todas las colaboraciones pinchando en el banner

jueves, 26 de marzo de 2020

Las Chinchetas - Niño zombie (Music for gloves)


Niño Zombie es un pequeño homenaje que hacemos a Antonio Galvan Lopez y Parade. Sus canciones significan mucho para ellas ya que han inspirado la mayoría de sus letras y le han transportado a mundos sin igual donde vivieron aventuras fantásticas. “Para nosotras “Niño Zombie” siempre ha sido una canción muy especial. Desde que Tamu Tamurai nos la dio a conocer siempre nos ha acompañado en momentos buenos y no tan buenos. Quizás, porque nos describía en cierta manera y porque hace referencia a parte de nuestro dia a dia”. En esta ocasión han participado Asie Azparren con el violín, Nicolás Ruiz al bajo y Marina Franco con la trompeta. En la producción han tenido la suerte de contar con Guillermo Farré.


martes, 14 de enero de 2020

Rebel Set – Smidgen Pigeon (Outtro Records Lp)


Cuando todo el mundo se esta volviendo majareta con los discos de otras bandas de este mismo sello, mi queridos Rebel  Set se mueven en las sombras con un disco sobresaliente lleno de personalidad .Sus discos son una locura de influencias, de sonidos y de ideas y este no es menos, bajo las ordenes de Matt Rendon (Resonars) escupen diez disparos de punk rock de garage que te dejan temblando si no tienes la mente cerrada a cal y canto a un sonido predeterminado, temas como “Until it’s done” con las guitarras haciendo un guiño a Ron Asheton desde el garage,  la irresistible “Sunday Driver” que pide ser pinchada en bucle, el azote del órgano de Katie  es una constante en esta banda y en temas como “Make it clean” juega a la perfeccion con el particular sonido de la guitarra de Joe Zimmerman,  “Ready to go” y “Figured Out” suenan con contundencia y tienen la inquietud de los primeros trabajos de Yard Trauma, “What to do” tiene la firma de Mr Rendon en las melodías de guitarra , “Soul patch Adams” es la perfecta banda sonora para marcianos como yo, tras sonar “Got your picture” que cierra el disco no puedo resistirme a volver a pincharlo y dejar que estos chico me achicharren las pocas neuronas sanas que me quedan, los reconozco, adoro a Rebel Set. (Oscarkotj-2020)


domingo, 12 de enero de 2020

Ian Kay – A man like me (Hidden Volumen Records single)


De las cenizas de Missing Souls surgieron Jack Cades, La Chica Ye- ye,  Horsebite y este artefacto protagonizado por Ian Kay, un single que desprende magia a lo largo de los surcos “A man like me” es pop en estado puro que parece ejecutado por unos Creeps apaciguados dibujando escenas de baile en una película pop facturada décadas atrás,  “Ain’s comin’ home” surge de los ecos del “For your love” y repasa todas la lecciones que  Graham Goulman impartió en manos de Herman Hermits, Hollies y la cuales han marcado a Ian, que en esta composición brilla con luz propia en una impagable cara b.
(Oscarkotj - 2020)



martes, 31 de diciembre de 2019

Marc Jonson & Compañía de Sueños Ilimitada – My girlfriend (Doesn´t like The Ramones) (Munster Records Single)


¿Quien coños es Marc Jonson? y quienes son esa Compañía de Sueños Ilimitada que le acompañan?. Hasta la fecha ni puta idea, pero cuando uno se topa con un titulo tan rotundo no puede por menos que picar y lo que suena es un certero disparo de power pop que no eres capaz de sacudirte de la cabeza. En la cara b otro titulo que me atrevería a afirmar que todos hemos sentido mas de una vez como es “I don’t wanna go to school today” que, musicalmente, sigue la estela de los rompecorazones de Tom Petty. Y es que uno no puede mas que alegrarse por añadir a su colección una pieza de poco mas de un euro con dos joyas como canciones.

Acerca de Marc Jonson, investigando, descubro que en 1972 edito un álbum para Vanguard Records, reeditado por Munster Records. Folk rock en vena, mano a mano junto a Nick Drake con el que piso las mismas tablas que Bob Dylan en el Greenwich Village Club y que desde entonces ha estado entre las sombras de multiples proyectos propios y ajenos. Sin parar de investigar lo encontramos en discos de Willie Nile, Robert Gordon, Dave EdmundsPaul Butterfield o Smithereens, además de formar parte de las bandas sonoras de películas como “Buscando a Nemo”, “Cars” o “Ratatoulle” !ahí es nada amigo!. En este disco se hace acompañar de tres Santanderinos a los que no perder la pista.



domingo, 29 de diciembre de 2019

Tommy Reltone - Ta Voisine Helicoptere (Snap!! Records/KOTJ Records single)


Tommy Reltone es el anagrama de Tommy Lorente, nuestro ídolo francés del powerpop, que está felizmente de vuelta con un single coeditado por KOTJ y Snap!! en España y por Yaourt Productions en Francia. Si algo no se le puede reprochar al bueno de Tommy es que peque de autocomplacencia, ya que en sus diferentes trabajos huye del encasillamiento, a pesar de moverse en unas coordenadas sonoras muy determinadas, y se esfuerza en que cada canción que nos entrega suene diferente a la anterior. "Ta Voisine Hélicoptère" y "L'Anniversaire" son los dos cortes que conforman esta nueva referencia y no son una excepción a esa máxima, en ambas, la guitarra de Tommy suena más 60's que nunca, introduciendo claramente matices que en otras composiciones suyas tan sólo se adivinaban. Puede ser la evolución coherente y lógica que suceda al magnífico disco que nos regaló el año pasado junto a la Cavalerie, un CD grabado a la antigua usanza, urgente, instantáneo, y en el que asomaba la faceta más pub rock del francés. Sea como fuere, demos la bienvenida a otras dos grandes canciones que engrosan la impoluta hoja de servicio de Tommy Lorente, Reltone en esta nueva encarnación, dos pepinazos rebosantes de energía, aunque sin perder de vista la melodía, que dejan bien claro que cuando se trata de meter una marcha más y sacar a relucir el lado salvaje, Tommy también anda sobrado de talento. Por ahora, nos quedamos con ganas de más y con la duda de si Reltone sustituirá definitivamente a Lorente o si se trata tan sólo de un genial ataque de locura transitoria. Mientras despejamos la incógnita, disfrutemos en bucle de este artefacto. Magnifique. (Binguero -2019)



lunes, 9 de diciembre de 2019

EL ROCK´N´ROLL DE 1.980 SE LLAMABA THE CLASH


Según Wikipedia fue un 14 de diciembre de 1979 cuando se editó el disco que hizo eternos a The Clash, el afamado “London Calling”, aquel disco de portada impactante, con la fotografía del bajista de la banda rompiendo sin piedad  su bajo, y rodeado del grafismo de Raw Lowry, inspirado en el primer disco de Elvis Presley, lo cual supe años después de casualidad, igual que por azar supe que Pennie Smith, autora de la fotografía de Paul Simonon (bajista) tomó la misma en una actuación de la banda en el Palladium de New York, y pese a la inicial reticencia de la fotógrafa por evitar que una fotografía imperfecta y de poca calidad fuera la imagen de la portada, la misma se convirtió no solamente en su portada sino en una imagen icónica con el paso del tiempo. Pero ya digo que todos los alrededores o dimes y diretes del disco  los fui conociendo mucho después y que hoy en día están al alcance de todo el mundo vía internet. Y tampoco debemos olvidar que hubo una época en que ni los discos, ni los libros, ni las películas,se editaban o proyectaban simultáneamente en todas partes y que en provincias llegaban cuando llegaban, que eso de la inmediatez es algo bastante reciente y no existía en el siglo pasado. La verdad es que hemos perdido la paciencia a la vez que nos hemos dejado aparcada la capacidad de disfrute, aunque tal vez solamente sea una reflexión personal llevada por el paso del tiempo, que ya tengo una edad.


Para mí, el afamado “London Calling” se editó en junio de 1980, cuando con mis pipiolines quince años fui al kiosko a comprar el número quincenal de una revista con forma de periódico que se llamaba Disco Actualidad, una revista que venía “de provincias”, si con Zaragoza podemos usar ese término, que comparado con mi pueblo es mucho comparar. Debo aclarar y recordar, aunque la memoria suele ser bastante tramposa, que en aquella época uno llegaba al kiosko a comprar algunas revistas que no me acababan de convencer, ya que Popular 1 y Vibraciones, me parecía que estaban orientadas hacia un público de más edad que hacia las ensoñaciones de un quinceañero, en resumen, demasiado Led Zeppelin o Lou Reed, y poco Graham Parker o Nick Lowe, como representantes de todos aquellos sonidos con que uno se alimentaba en las noches de Radio 3 desde el verano de 1979, gracias al Popgrama del UHF que nos avisó de la emisión a nivel nacional de una radio que ponía cosas que a uno le parecían más frescas y acordes con mi despertar juvenil. En fin, supongo que el Disco Expres, Sal Común y otras revistas de la época me parecerían más jipiosas, y no recuerdo comprarlas en su momento, demasiado Frank Zappa. Así que en el kiosko me topé con una portada en la que el presente se enfrentaba con el pasado: The Clash versus The Rolling Stones, que merecería unas líneas el asunto, pero en aquel instante uno por edad y por todo estaba del lado de los desconocidos TheClash, sin dudar ni un segundo, pese a no haberles escuchado nunca.

En su interior había un artículo central a doble página, cuyo título ya me hizo salivar, eso seguro. “El rock´n´roll de 1.980se llama The Clash”. ¿Qué más puede fantasear un provinciano quinceañero para sentirse bien o reafirmarse?. En palabras del siglo XXI o tal vez del XX, pero no desde luego de principios de los ochenta, ese titular era una promesa de ser in, cool o estar en la pomada, y yo con quince años, wow. El artículo venía firmado por un señor llamado Diego A. Manrique al que veía en el UHF compartir con otro señor que me caía muy bien, Carlos Tena, la presentación de Popgrama, y esa cabecera mítica. También guardo un recuerdo un poco entre nieblas de ver por allí a Ángel Casas, pero me parecía más señor todavía y ya confundo y mezclo con sus años posteriores en Musical Express, pero el recuerdo es de mezclarse un poco todo. Era la televisión musical que teníamos, era la prensa musical que teníamos y era la vida que teníamos muy a principios de los ochenta. Recuerdo con meridiana claridad leer el artículo y mi corazón empezando a bombear sangre porque Diego“escribía” para mí, exclusivamente para mí, y me comentaba como una confidencia que esa banda desconocida para servidor, The Clash, habían editado su tercer disco, “London Calling” y que aquel disco era nuestro presente en aquellos momentos.

La reacción fue inmediata al leer el artículo de Diego A. Manrique, salir a la calle a buscar aquella ambrosía que me auto-prometía situarme en el centro de algo más importante que la vida, pecadillos de juventud. Supongo que para alguien capitalino, o de una urbe con proyección es muy complicado entender que los provincianos además de nuestras taras naturales tenemos la tara en los genes del provincianismo, de difícil cura. Creo que casi todos los que puedan leer esto en algún momento de sus vidas habrán vivido historias similares, cambiando lugares, nombres o urgencias. Hay discos que uno recuerda perfectamente dónde los ha comprado, y tiene una conexión emotiva con ese recuerdo. Es por ello que seguramente habré olvidado muchas cosas, muchos días, muchas personas, seguramente importantes, pero no puedo olvidar que me compré “Candy O” de The Cars en Música Y Quinielas, esa tienda que había que bajar en la esquina de la Plaza Mayor de mi pueblo, o que en Videosón, que sigue existiendo en la calle López Gómez me compré “The River” de Bruce Springsteen, o que me compré en la histórica Discos K de la calle Esgueva “La Ley Del Desierto/La Ley Del Mar” de Radio Futura, o en la planta baja de los Almacenes Marny de la calle Regalado, en una esquina que tenían en la planta baja, me compré el single, con el poster, de “Horror En El Hipermercado”Alaska Y Los Pegamoides, o en la vanguardista Discos Foxy del Pasaje Gutiérrez me compré el maxi de “This Charming Man” de The Smiths, o que en Galerías Preciados, la de Ruiz Mateos,de la calle Constitución me compré “El Último Bar” de Mamá, y que, llegamos al lugar que queríamos llegar, en Músical 2000 de la calle Padilla me compré una mañana de sábado el mitificado en mi cabeza “London Calling” de The Clash, el disco predestinado a cambiar mi vida, o eso sentí yo al leer el artículo de Diego A. Manrique.


La verdad es que el reclamo de “2 CREETELO!! PAGA UNO LLEVATE DOS” no era lo más importante para la adquisición, pero ayudaba, además de añadir un halo de honestidad, desinterés comercial, credibilidad y autenticidad por parte del grupo, que así era uno de ingenuo. Todo lo cual hacía aún más atractiva la escucha de un grupo que estaba predestinado a pertenecerme, como orgullosa muestra a todo lo establecido o lo que sonaba mayoritariamente en las radio fórmulas de la época, que se resumía en lo que ponían en Los 40 Principales o El Gran Musical, dueños y señores de las bandas radiofónicas de la época. Y dejar boquiabiertos a los viejales de Jagger y Richards. Bueno, tengo que mirar a aquella época, tratando de no ser ventajista, y rememorar que uno había crecido escuchando en la radio convencional las canciones dedicadas de Karina, Camilo Sesto, Mocedades o Cecilia. La memoria me trae un recuerdo de escuchar un programa en onda media por las noches, el del Mariscal Romero, que por aquella época sin la k, ponía mucha música novedosa para mí, que en su mayoría me sonaban excesivamente pesadas y no me decían casi nada: Emerson Lake & Palmer, Yes, Genesis o AC-DC. Una mezcla de lo que se conocía como sinfónico, de progresivo y algo de hard-rock, hasta que una noche esa radio explotó con un  himno que se clavó a fuego lento en mi cerebro, corazón y estómago. Sonó “I Want You To Want Me” de unos tipos que no ponía caras ni cuerpos y que respondían al nombre de Cheap Trick, y aquello significó una patada para alterar mis gustos. Confieso, nunca mejor momento, que yo no crecí escuchando a David Bowie, Pink Floyd, Sex Pistols, Bob Marley o Velvet Underground, de los que precisamente me persiguen dos recuerdos de los que no salgo bien parado. Sobre todo del primero, y erala sensación que tenía al leer entrevistas con grupos españoles de mediados/finales de los ochenta en las que siempre hablaban de sus años mozos y su crecimiento abducidos por la batuta e influencias de la Velvet Underground, Stooges o MC5, lo cual me llevó a cierto complejo por la simple comparación y es que casi nadie hablaba de las horteradas que yo había escuchado (así debo de haber quedado afectado). El segundo es cuando un amigo viajó a Alemania, ya serían bastante avanzados los ochenta, y me dijo si quería algún disco de aquellas tierras tan lejanas, antes el extranjero era el extranjero y como las cosas no llegaban al día siguiente todo parecía, y era,mucho más complicado. Por supuesto le pedí el disco del plátano de la Velvet Underground, aquel del que todo el mundo hablaba maravillas. Al mes, a su regreso, y como una sorpresa inesperada, porque uno pensaba que fuera de mi pueblo todo era tan complicado como aquí, me cité con mi amigo enfrente de la Universidad, tal vez en La Calleja, o puede que eso ya lo haya trastocado en mi mente, con el disco. Eran otros tiempos.


¿Y qué tenía “London Calling” en su interior? Supongo que a estas alturas no se puede descubrir nada nuevo sobre un disco que tenía TODO lo que necesitaba escuchar en aquellos instantes, sin sobrar ni faltar nada. Un doble disco, con dieciocho canciones rotuladas en la contraportada y que además tenía un tema sorpresa no reflejado al final de su última cara, prueba irrefutable que The Clash no se movían como los paquidermos de la época por el vil peso de las libras esterlinas, o de esa manera lo interpretaba, que cada uno acomoda los mensajes a su propia conveniencia. Allí estaban las diecinueve canciones para disfrutar, para soñar, para volar.Sin duda era el disco perfecto, era mi disco, porque todas las canciones eran perfectas o al menos esa perfección que mi reducido mundo de provincias necesitaba en aquellos momentos. El mejor recuerdo que conservo del disco es el disfrute de cada tema con la inocencia de un recién llegado a un mundo que se abría, es lo de tener la mente limpia y absorbente, algo que con el paso del tiempo he ido perdiendo, cosas de la edad. No tengo ninguna duda que es uno de los discos que más veces he escuchado entero, sin pausas, desde la primera a la última canción. En el momento que escribo estas líneas estoy empezando la cara tres, y es de los pocos discos, no creo que pudiera citar más de cinco, que cada escucha tal vez no me aporte nada nuevo o me descubra algún matiz o diferentes vibraciones, pero la verdad es que me sigue sin  cansar su escucha, porque todo discurre con una magia similar, aunque lo mismo es mi subconsciente, a la que provocó su primera escucha y ese momento de fascinación tras extraer los encartes de las letras y créditos del disco. Tal vez sea una ficción mentirosa, pero me sigue llevando a ese momento de, ¿lo podemos llamar candidez?, seguramente. Sigue funcionando como un reloj, con esa mezcla de estilos que no tenía ni idea de lo que eran, pero con el paso de la aguja sobre otros discos fui aprendiendo que “London Calling” tenía rock, pop, himnos, música disco, ska, épica, reggae, punk y kilos de actitud. Todo mezclado como en una coctelera y al que no se podía hacer ningún reproche, unos tipos que se movían en todas las piezas con chulería, desparpajo, y una elegancia rebelde que me hacían sentir una envidia insana, y es que gracias a The Clash, y algunos más, recibí la bofetada de la existencia de otros mundos increíbles y tan diferentes del mundo que tenía a mi alrededor con quince años, que uno era bastante pavito por esa época. Sigo siendo bastante pavito y sigo teniendo envidia insana.


Cuarenta años después han pasado muchas cosas, tanto en lo personal como a una banda, The Clash, que se iba a comer el mundo y el mundo se los zampó sin piedad, después de tocar el cielo y convertirse en unas estrellas, que todo hay que contarlo. Después de “London Calling” nada volvió a ser igual, ni siquiera parecido. Tanto talento concentrado en un doble disco no se volvió a repetir, aunque “Sandinista” (un triple vinilo por el precio de un doble) trató de emular la jugada, según la fuente citada al principio, Wikipedia, exactamente el triple disco se editó 363 días después de la edición del disco que nos ha reunido. Aquello ya no fue lo mismo, ni siquiera para los oídos, aún muy novatos, de un dieciseisañero provinciano. Gran parte de la exuberancia de 1979 había quedado sepultada en menos de un año. Y es que así es la vida, no lo podemos negar. Y mira que uno pensó que el tren iba a arrollar a Jagger y Richards, que el mundo se les iba a zampar y, vaya tino tuve, siguen comiéndose el mundo. Pero no nos apartemos de “London Calling” y demos una nueva escucha a un disco que sigue ardiendo al sonar, y pese a los aniversarios, sigue prometiendo y trasmitiendo el elixir de algo irrepetible y mágico. Algo que podríamos asemejar a una conjunción de astros que unen las primeras e inocentes degustaciones de canciones con sueños adolescentes que finalmente confluyen en nuestras propias realidades. Ahora llega tu turno de desempolvar el vinilo, los casetes, el cd, poner el streaming o buscarlo en la red, que las posibilidades han aumentado tan exponencialmente que uno se paraliza al pensar si será del mismo modo la forma en que se ha reducido la capacidad de valorar y disfrutar, pero eso es otra batallita, al fin y al cabo no dejo ser un cincuenta y cincoañero. (Tomi Diez Madrigal, diciembre de 2019).