miércoles, 26 de mayo de 2010

Deadbeats Poets


CIRCUS TOWN (POP DETECTIVE CD)


Tres años ha pasado desde que estos veteranos sacaran al mercado su primer trabajo. Su segunda labor llega de las manos de un ilusionado Mr Secich (Blue Ash, Stiv Bators) quien no se ruboriza al afirmar que esta es la mejor obra de su ya larga carrera, afirmación que me costaba creer , y que no tuve dudas al mostrar mi desacuerdo tras venir a mi memoria canciones como “Abracadabra”, “The Last Year”, “A million miles away” ….. y un largo elenco de inmemorables momentos donde las canciones de este hombre han puesto banda sonora a parte de una vida. Lo cierto que tras una portada que, de entrada, no me seduce de manera destacable, me doy de bruces con un puñado de canciones de power pop que reviven lo mejor del género, momentos con nervio, con melodía y con la capacidad, en definitiva de emocionar. Las influencias se pueden sentir en cada canción desde que empieza ese “Elvin Dabney professional thief” con un contundente beat de batería y las guitarras moviéndose entre la psicodelia de base pop y la contundencia de Peter Townshend, contundencia que perdura en “People these days” con brillantes guitarras que dan paso a uno de mis temas favoritos desde que lo escuché cuando todavía estaba sin retocar, el particular homenaje de los Poets a ese extraño genio llamado Joe Meek que bajo el título “The staircase stomp” dan un repaso con su letra al mundo de este tan glorioso como desconocido productor y escritor. “Madras man” es otra maravilla pop que ningún fan de Paul Collins debería dejar de escuchar, un medio tiempo que reclama ser escuchado una y otra vez con un mágico sonido de guitarras que se mezcla con el órgano mientras se cuenta una historia, una de las muchas historias a las que este disco pone música. Vuelven a sonar contundentes en “At least it worked out for you” y al llegarle el turno a canciones como “I thought I knew you” firmada por el curtido tándem Secich/Bartolin nos damos cuenta que estos dos tipos funcionaban como un reloj a la hora de escribir canciones, en esta ocasión con la voz John Koury, mientras el sonido de teclado derrocha clasicismo rock y marca la pauta entre el pop y rock. Terry Hartman y su esposa firman “So, this is Indiana” donde Ray Davies se calza unas botas de cowboy y Tom Petty deja su huella en “The postmorten razor wire showdown”. Las composiciones de T. Hartman son más angulosas como se puede apreciar en “Murder in the choir” y “Just like in the real world” esta última con las guitarras derrochando rock and roll clásico al igual que ocurre en “Sunglass City” un lugar donde la chicas son guapas pero frías y crueles. Para cerrar el disco un particular homenaje al lugar que ha dejado huella en la memoria de estos músicos al que denominan “Circustown”, una balada que te coloca en territorios imaginarios que se confunden con la realidad. Tras varios días escuchando este disco, disfrutando de él, debo reconocer que las canciones de este álbum van a formar también parte de esa banda sonora que pensé ya estaba cerrada. (Oscarkotj-2010)