jueves, 26 de abril de 2012

Los Immediatos – Four Tickets to Wonderland (Sunny Day Records Lp)

El cuarto álbum de los Immediatos confirma  a una banda que en sus dos últimos trabajos para el sello de Cáceres ha dado pasos de gigante a la hora de redondear canciones.  Las cuatro entradas para el país de las maravillas son un viaje sobre doce temas de influencias 60’s que comienzan a intuirse desde  la primera canción que abre el disco en un ambiente circense  dando el pistoletazo de salida con violines, guitarras de doce cuerdas, sitares y aires de folk rock con matices psicodélicos mientras sientes que empiezas a percibir el sonido como si estuvieras a  ocho millas de altura  junto a Lewis Carroll, que no duda en llevarte a terrenos  inquietantes a golpe de órgano cuando comienza a sonar “Empty Streets” con guitarras que explosionan en vena Squires. La inmediatez de “Through my eyes” deja constancia del buen hacer vocal del cuarteto y “Cry on my own” se me antoja un pequeño homenaje a bandas como Imposibles, Potros o Negativos, bandas pioneras de un sonido que los Immediatos pulen a cada nueva entrega,  como ocurre con “Garbage feelings” en el que  garajean cosa mala, fuzz, farfisa y armónica enloquecida en un disparo de 60’s punk para quitarse el sombrero. Vuelven sin dilación al folk rock de corte pausado  con delicados toques de violín  en esa personal dedicatoria titulada “Beautiful Mario” que cierra una cara A  con nota alta. La cara b arranca con “I can’t decide” en clave  pop entendido por una banda que tiene bien claro el concepto de este vocablo. El beat  con gancho se llama “Chica diez” y los recuerdos a la banda de Alex y Elena son inevitables, las guitarras de “Día de lluvia” junto al sonido del órgano dejan  sobre los otra gran canción a la que volver en momentos de añoranza. Se sacuden del pellejo un rock and roll de corte clásico bajo el titulo de “Mamma’s Little man” tocando otro palo en un disco creado con una gran amalgama de sonidos que suenan, eso sí, perfectamente cohesionados.  Vamos llegando al final del viaje con una maravilla pop de corte también sesentero titulada  “Let me rest in the sun” que deja paso a “Leave your hair grow up” que me hace esbozar una sonrisa mientras el wah wah da forma a un tema que es el punto final de un gran trabajo con el resultado de un muy buen disco, del cual no puedo pasar por alto la magnífica portada que lo envuelve, con esos dibujos que me transportan a las ilustraciones de mis libros de texto en la infancia, otro pasaje mas de estos cuatro tickets para la imaginación no solo musical sino también visual. (Oscarkotj-2012)