miércoles, 23 de septiembre de 2015

The Reverberations

Estimado oyente, tome asiento y agárrese a algo firme y sólido, porque las tres canciones que va a escuchar a continuación son una auténtica bomba que agitará los cimientos de su confortable hogar. The Reverberations son de Portland, Oregon, y, a pesar de su juventud y de contar con un año escaso de vida como banda, están llamados a convertirse en un referente actual de los sonidos sixties. ¿Por qué? Pues porque lo tienen todo: actitud, buenas canciones y ganas de comerse el mundo. La banda surge como el proyecto personal de Dave Berkham, bajista de The Cry! hasta 2014, que decide alejarse del powerpop y el punk rock con pinceladas glam que practicaba con sus excompañeros para abrazar los primitivos acordes del garaje y del beat de herencia sesentera. Todo comienza cuando Dave, John e Ian comienzan a tocar juntos en una banda local de versiones de los sesenta llamada The Hauer Things, finalmente, decididos a dar forma a su propio material, se embarcarán en esta nueva aventura, reclutando para ello a Cameron como bajista, viejo amigo de Dave, con quien compartía banda desde el Instituto, The Midnight Callers. El cuarteto se pone pronto las pilas y empieza a tocar en distintos locales de la zona, y en apenas unos meses se encierran en un estudio para grabar una serie de temas propios. Tres de esas canciones, están ahora resonando en su cerebro, amigo, y haga lo que haga van a quedarse a vivir ahí para siempre.

KOTJ Records y Hidden Volume Records tienen el honor de unir sus fuerzas para producir la primera referencia de The Reverberations, un disco que contribuye a engrandecer el espléndido e indispensable catálogo de ambos sellos. Una golosina que pronto desaparecerá de los estantes de las tiendas de discos más selectas, y que viene envuelta en una irresistible portada del mago Mik Baro. Los de Portland abren fuego con "Lost In Tyme", que más que una canción es un manifiesto, una
desgarradora confesión de quien se encuentra perdido en una generación que no es la suya; cómo no sentirse desubicado en unos tiempos como estos que nos han tocado vivir, querido oyente, a usted también le pasa ¿verdad? No se preocupe, The Reverberations están aquí para invitarle a un viaje sonoro en su particular máquina del tiempo, cuyo combustible es el fuzz, la distorsión y los aullidos. Nuestra regresión continúa con "Why Should I Care?", que explora la veta abierta por la primera canción del disco para pulir un diamante de genuino sonido garajero, un tema por el que los mismísimos Cynics venderían su alma al diablo; desparrame de 48 kilates. A estas alturas, apreciado oyente, su tocadiscos ya estará pidiendo clemencia y las 45 rpm se habrán quedado escasas para seguir el ritmo que marcan The Reverberations, pero no se preocupe, la banda levanta el pie del acelerador y cierra el disco con un excelente medio tiempo de aroma a chicle, powerpop y British Invasion. "The Way I Want You" es el primer tema que colgó la banda en su bandcamp, una canción que se podía descargar de manera gratuita los días 13 y 14 de febrero, con motivo del Día de San Valentín, y que sirve de broche al disco, cerrando así un círculo perfecto

Una vez que la aguja llegue al último microsurco usted podrá recobrar la consciencia, así que relaje los músculos, abandone la tensión de su cuerpo y levántese muy lentamente. ¿Cómo se encuentra, honorable oyente? Se quedó con ganas de más ¿verdad? Nosotros también, han sido menos de 9 minutos, tres canciones que sirven para colocar en el disparadero a The Reverberations, que amenazan con publicar su LP de debut en otoño; suena como candidato a llevarse el gato al agua el sello alemán Screaming Apple. Hasta entonces, y para hacer más llevadera la espera, puede repetir el proceso anteriormente señalado, pero sea responsable y hágalo con sumo cuidado, cada escucha de este EP genera una mayor adicción; los efectos de dicha exposición aún no han sido estudiados. (Binguero 2015)