domingo, 3 de julio de 2016

Thee Blind Crows - Back from the Cave (KOTJ Records Ep)

Cuenta la leyenda que Robert Johnson vendió su alma al diablo en un cruce de caminos para convertirse en el mejor bluesman de la historia; gracias a ese pacto pasó de ser un músico mediocre a irrumpir súbitamente como un guitarrista superdotado. Desconozco si Alberto y Diego, es decir Thee Blind Crows, han vendido su alma al diablo pero es un hecho objetivo que estos gallegos se han convertido en una de las bandas más interesantes y personales del panorama nacional en los últimos 5 años. Está claro que su música surge de un cruce de caminos, una encrucijada en la que convergen el blues y el punk, haciendo buena esa máxima que popularizaron The Bellrays: "Blues is the teacher, punk is the preacher". Thee Blind Crows llevan esa frase grabada a fuego en su ADN, y saben que la retórica y la liturgia del blues gana muchos enteros cuando se transmite con el puñetazo del punk, dando forma a un sermón que nos convierte a todos en adoradores de este culto; satánico o divino, qué más da. Tal vez en ese cruce de caminos, que va de Galicia al Delta del Mississippi, nuestros amigos invocaron a Satán para dejar de ser dos chavales que hacían versiones de clásicos del rock'n'roll y del garaje, y convertirse en un huracán que asola los escenarios que pisa. Siempre será un misterio.
La realidad es que Alberto "Al" (guitarra) y Diego "Dddelirio" (batería) cruzan sus destinos en 2008, comienzan con las versiones y enseguida dan rienda suelta a su creatividad, componiendo temas propios que se materializan en maquetas, que serán el germen de su secreta poción musical. El dúo reconoce entre sus influencias a bandas como The Cramps, The Black Keys, The Jon Spencer Blues Explosion, R.L. Burnside y, sobre todo a unos Flat Duo Jets a los que idolatran y de los que se sienten deudores. Unas influencias palpables en sus primeros temas, y que se irán enriqueciendo en futuras entregas, unas influencias que no se quedan en un mero cruce de caminos, sino que suponen toda una red viaria coherente y perfectamente estructurada, en la que no hay lugar para los atascos y en la que el tráfico es frenético. Tras ganar varios concursos y haber tocado lo suficiente como para crear expectación y que su nombre comience a circular de boca en boca, deciden grabar su primer LP en 2012, un disco titulado "Too Blues To Be Punk, Too Punk To Be Blues", un trabajo autoproducido que recoge algunos de los temas de sus maquetas y que coloca a la banda en el escaparate musical del país. Ese primer paso se verá refrendado en 2014, cuando vea la luz "Primitive Loud Blues", un pepinazo que funciona como manifiesto del sonido de Thee Blind Crows, un disco que ve la luz gracias a otro cruce de caminos, en el que se juntan las fuerzas de KOTJ Records, Ghost Highway Recordings y H-Records; una brillante colección de canciones que comienza a levantar las sospechas acerca de un posible pacto con las fuerzas maléficas.
 Hoy esas sospechas se confirman ante la nueva rodaja vinílica que presenta el dúo gallego, cuatro pildorazos en forma de EP, bajo el título "Back To The Cave"; un trabajo que ve la luz gracias al cruce de caminos que une de nuevo a KOTJ y Ghost Highway, acompañados en este caso de otros dos sellos nacionales, como son Grabaciones de Impacto y Pocket's Robots Records. Las evidencias de aquelarre, conjuro y pacto demoníaco, se hacen patentes cuando sabemos que este artefacto ha sido grabado en sólo 4 horas en un estudio situado en Roxos, tierra de meigas; más tarde el mismísimo Jim Diamond, quye repite con Thee Blind Crows tras su trabajo en "Primitive Loud Blues", masterizaría los temas en Detroit, en sus Ghetto Recorders, por donde han pasado bandas de la talla de The White Stripes o The Sonics. El disco se abre con "Like A Storm", un título de lo más apropiado, y es que en menos de 2 minutos descarga sobre nosotros una tormenta eléctrica de imprevisibles consecuencias, fruto de la confluencia de nubarrones de garaje punk con un anticiclón de blues desgarrado y visceral. El conjuro continúa con un chute de magia negra a través de "Voodoo Rhythm", primitiva, salvaje e hipnótica, y alcanza su cenit con "Mass of Muscles" que, para quien escribe estas líneas, es uno de los mejores temas que han grabado los cuervos; ROCK'N'ROLL, con mayúsculas.
El ingrediente final viene de la mano de la contagiosa "Do The Jungle", un tema con un ojo en los Flat Duo Jets y el otro en Hasil Adkins, una canción capaz de hacer mover el esqueleto del bueno de Robert Johnson y hacerle salir de su tumba, de regreso a ese viejo cruce de caminos, suplicando una nueva oportunidad para volver al mundo de los vivos. El colofón perfecto para un disco espectacular, que encierra las canciones más potentes de Thee Blind Crows hasta la fecha, y que se envuelve con mimo en una portada roja como el fuego del infierno, que corre a cargo de Guillotina Estudios, donde hace gala de su talento Diego "Dddelirio".
Si después de lo que has leído te queda alguna duda acerca del pacto diabólico perpetrado por Thee Blind Crows, no lo dudes y compra "Back To The Cave", no sabemos si la exposición a esta salvajada tiene efectos secundarios, ni si nuestras almas también se verán hipotecadas por ello. Tal vez escuchar este disco no te haga mejor persona, puede que no te otorgue ninguna cualidad especial, pero estoy totalmente convencido de que te va a hacer pasar diez minutos de frenesí, y que te va a dibujar una sonrisa de felicidad en la cara que se te va a quedar grabada durante meses. Confesad, gallegos ¿Qué habéis hecho? ¿Cómo carallo habéis parido estos cuatro pepinazos? Callad, si queréis, pero vosotros y yo sabemos la verdad. Nos vemos, a la medianoche, en el próximo cruce de caminos." (Binguero - 2016)