miércoles, 19 de diciembre de 2012

Los Huespedes Felices – Tipos normales con guitarras electricas (Clifford Records Lp)


La historia de los Huéspedes Felices viene de largo, unos chavales que siendo unos desconocidos tienen la osadía de llamar a sus primeras grabaciones en 1993 “Sus grandes éxitos” tienen , sin duda, su aquel, y hoy casi 20 después se podría repetir la historia con la edición de este disco, sus grandes canciones pasan a formar parte de un glorioso vinilo y la banda, mucho me temo, que cuentan con el respeto y admiración de un, aunque reducido número de gente, si fieles seguidores  que   disfrutamos de unas canciones que tienen vida propia, y que escuchándolas puestas al día confirman que tienen el poso de los eternos temas pop para oídos selectos. “Tipos normales con guitarras eléctricas” es un título que resume a la perfección lo que son Los Huéspedes Felices, tipos normales que aman la música ante todo y en ese amor crean momentos mágicos que toman de aquí y de allá para crear su propio hábitat. Con la edición de su mini cd “Cambios” nos dieron un toque de atención, con el adelanto de ese magnífico “Mi reflejo”. Para este mismo sello nos pusieron los dientes largos y antes de meterse de lleno en nuevos proyectos nos dejan este repaso a una carrera ante la que quitarse el sombrero. Pero vamos a olvidarnos del pasado y vamos a disfrutar las canciones como si vieran la luz hoy mismo, cuando los efluvios psicodélicos hacen acto de presencia con “Frecuencia Intermedia” trayendo de la mano ese juego de órgano y guitarras en una perfecta armonía instrumental y adornado con unos sutiles coros que dan paso a un clásico a la altura del tema de J. B . Sebastian que versionan en este mismo disco, hablo de “Cada día” la perfección del pop  que transmite felicidad con esos golpes de campana, con esos coros eternos, esas melodías que te hacen olvidarte de los problemas cotidianos con el valor añadido de la participación de nuestro brujo de cabecera Miguel Ángel Villanueva, ¡que mas  puedo decir!, que esta canción debería ser la sintonía con que despertarse a diario. Tras ese derroche de buen hacer suena “Escribí tu nombre ayer” que de haber sido escrito por cualquier oscura banda británica de los 60’s y recuperada por algún sello de culto tendría automáticamente el estatus de “incunable”, pero amigo mío esta grabada en el siglo veinte y en castellano. Cuando las primeras notas de “Doctor Esquerdo” suenan, los recuerdos al clásico de Procol Harum “ A whiter shade of pale” se agolpan en el recuerdo con  cantidad de puntos de inflexión.  La versión que hacen de “Se que hay algo mágico” de Lovin’ Spoonful  me hace mirar a los años en que escuché a estos chicos por primera vez de la mano de ese pequeño gran sello llamado Animal Records, estoy convencido que de haberla grabado en la actualidad no sonaría como se puede escuchar en este disco. “Pennyroyal Park”  es el único tema fechado en el año en curso y que deja claro que a esta banda le queda mucho por decir, un pedrusco de freakbeat para amantes de gemas psicodélicas y…!! otro tanto que se apuntan estos Huespedes!!  por que cerrando esta cara del disco encontramos “El extraño viaje” en donde la música me traslada a los mundos de Lewis Carroll,  Tim Burton y Syd Barrett. La cara b comienza con “Sol de invierno” con un grandísimo trabajo de guitarras que vuelan a medio tiempo, “Otro día amarillo” es una explosión de sonidos que perfectamente se pueden codear con lo mejor de Los Negativos o Imposibles  con esas guitarras que suenan al revés, algún golpe de fuzz y sibilinos sitares dando forma a otra gran canción y van…….., “Luz artificial” esta repleta de relajadas atmósferas psicodélicas. El enfrentamiento entre las teclas y las cuerdas se hace latente de nuevo en “13 Días”, las guitarras de “Brilla” contienen el buen hacer de George Harrison y me traen a la memoria a la banda de los hermanos Fallon mientras el estribillo resuena en mi cabeza, “…..no se, si podré esperar, para verte brillar………” . Cuando las voces de “Mi reflejo” se expanden por la habitación , afirmo con plena convicción que este es uno de los mejores temas que se han escrito en este país,  un tema que a cada nueva escucha alcanza  cotas de perfección divina. Cerrando este trabajo un medio tiempo instrumental, pausado, carente de afectos añadidos, solo música  a modo de banda sonora para poner un broche de oro a un gran lp, al que no le falta de nada, tiene la historia de cada canción contada por los propios protagonistas, fotos de las diferentes formaciones que han aportado ideas a este proyecto a lo largo del tiempo y tiene lo mas importante en un trabajo discográfico, grandes canciones que además vienen incluidas en los dos soportes musicales que se mantienen vivos, vinilo y cd, todo en un solo pack. Desde aquí felicitar a Clifford Records y esos Huéspedes  que aloja, los cuales, sin premeditación pero sí con total alevosía  han puesto un granito de felicidad en la vida de este mortal. (Oscarkotj-2012)