lunes, 15 de febrero de 2010

Plastic Pals


GOOD KARMA CAFÉ (POLYTHENE RECORDS CD)

Mr Hawk siempre ha tenido una especial deferencia conmigo digna de agradecer. Hace ya algunos años una destrozada copia de su primer single apareció en mi casa, siendo más tarde reemplazada por un cd-r del cual una canción se quedó grabada en mi subconsciente, era aquel “Hangin’ in the Louvre” que ponía la banda sonora a mil ideas aparentemente sin sentido. A finales del finiquitado 2009 y tras una atractiva portada se esconden las canciones de su primer álbum y la fórmula no ha variado en estos oriundos de Estocolmo. Estamos ante una banda que sabe conjugar el pop con el nervio, aunque personalmente no la considero una banda de power pop. Unos músicos que se mueven a la perfección entre la manera de entender la psicodelia de Rober Quine y el rock de raíces, sin acabar de arraigar en una sóla etiqueta, con lo que ello conlleva. Las diez canciones de este “Good Karma Café” son una colección de singles para saborear sin prisas. Temas elaborados con mucho cuerpo, como un soberbio café sólo, desde que “Here comes the sun” con magníficas guitarras que llenan el habitáculo donde suenan y que dejan arañazos en tu corazón, a la vez que una voz recuerda a aquella Cenicienta que nada tiene que perder al probarse los zapatos en una metáfora a la vida que da paso a “She’s going back” otro tema de pop contundente y cargado de melodías que en manos de grandes figuras sería alabado desde cualquier radio de probada “calidad”. El medio tiempo “Long and lonely” de nuevo dibuja imágenes musicales con la mezcla de guitarras, bajo y tambores para dar paso al sonido psicodélico de guitarras con azotes de órgano en “The best kept secret” en donde reviven el sonido del revival al paisley sound de los añorados 80´s en su faceta menos moderna, no es de extrañar que tipos como Chis Cacavas pongan sus teclados al servicio de temas como éste, del que hay que resaltar de nuevo las guitarras de Hakan que vuelan a gran nivel. Otro de los temas que se quedan en tu cabeza desde la primera escucha es “Gone with the wind” con unos coros sencillos pero tremendamente efectivos, para pasar al tema que da título al disco “Good karma café” en el que las raíces musicales se hacen palpables trayéndome a la cabeza kilómetros y kilómetros de carretera con este tema como banda sonora de una película impensable. Me recuerdan a Skooshny en ese “Shadows of a dream”, las guitarras crean atmósferas en “Suicide Bomber” y el pop de cuidadosa elaboración vuelve a sonar en ese “There’s wind on the moon” dejando constancia de la calidad de la banda. De momento van sonando en emisoras pequeñas y haciendo tablas con estrellas de serie B como Syd Griffin de los recordados Long Ryders, dejando claro que cada paso que dan es firme y decidido. De momento lo que tengo claro es que tienen grandes canciones que, sin duda, es el mejor de los motivos para escucharlos. (Oscarkotj-2010)