martes, 16 de agosto de 2011

The Leopards – Kansas City Slikers (Sing Sing Lp)

Cuando en la página de Sing Sing anunciaron que las próximas reediciones eran por un lado el ep de Brad Long ,(pieza que se me ha resistido a lo largo de los años) y el primer lp de los Leopards, una gran alegría se apoderó de mi. Mi copia original de Moon Records ya puede darse un respiro  a la espera de que  los singles que editaron para este mismo sello sean reeditados para disponer así de todo el material de esta banda de Kansas. Sus orígenes hay que buscarlos en una formación llamada Delta Mud constituida por una chaval llamado Charlie Blagg que pensaba que tocar en una banda de rock and roll sería divertido. Corría el año 1970y entre los componentes de aquella banda estaba ,además del anteriormente citado Charlie que se hacia cargo de la voces, por Bob Mead a la guitarra, Kevin Lake al bajo y Marion Rebeck a la batería. Pronto Bob Mead dejo la banda y fue sustituido por  Dennis Pash un excelente compositor que poco a poco fue haciéndose con las riendas del grupo hasta que a mediados de los 70’s cambia el nombre del mismo por The Leopards.
Aquí es donde la empieza la historia de este disco que hasta la fecha tenía el estatus de raro. Era el año 1974 y el envío masivo de cintas con las mejores canciones del grupo a diferentes sellos de todo el país tenían como respuesta siempre la misma frase “ No nos llames. Nosotros nos pondremos en contacto con vosotros”, tras esperar esa llamada que nunca se producía, deciden editarse sus discos y para ello crean Moon Records y una primera tirada esta lista a finales de ese mismo año. Un single con los temas (“Don’t Go Away”/“The Only girl for me”) grabado en el sótano de Dennis Pash y mezclado en una tienda local de electrodomésticos con las influencias de los Beatles y los Kinks como premisa que les costó el desinterés las emisoras locales que pasaban completamente de ellos, alegando cualquier estúpida razón para que ese disco no fuera escuchado.
Con la lección aprendida, lejos de tirar la toalla,  deciden editar un nuevo single, en esta ocasión los temas son (“They all play loud”/ “I’m living in a Jungle”),  la primera firmada en 1971 con mucha aceptación entre el publico cuando se hacían llamar Delta Mud. El único inconveniente era que duraba mas de siete minutos, el tema de la cara b estaba firmado por  Kevin que, de nuevo, se veía relegado a la cara b, editado en 1976. Pero de nuevo las estaciones de radio locales  no estaban muy interesadas en promocionar este tipo de bandas, lo que hace que el envío masivo de singles a las estaciones de radio de todo el país sin una mejor respuesta que su anterior disco.  Pero la cosa cambia cuando  visionarios como Gregg Shaw, (Phonograph Records Magazine, Bomp Magazine)  o las revistas Creem o New York  Rocker reseñan el disco haciendo que aquellas mismas emisoras de radio se interesen ahora por la banda  y reclamen sus singles.
Un tercer single ve la luz (“I wonder if I’ll ever see you again”/”It Must be love”) en 1977 y que hace que, incluso alguna emisora de radio, se interese en entrevistar a la banda poniendo este single en alguna lista radiofónica. La idea de sacar un cuarto single con los temas “The Days of old”/ “I’m going away”) se queda en proyecto pues jamás se llegó a prensar con la banda ya metida de lleno en la idea de editar un LP que es el que hoy nos ocupa  en estas líneas.
Editado en plena explosión punk los Leopards siguen en sus trece de hacer canciones de pop con ese indiscutible toque Kinks que les ha acompañado siempre, solo 1000 copias se editaron  con una portada simulando un  cartel de fiestas pero con once canciones tremendas, de esas canciones que desprenden magia sin grandes artificios. Desde que empieza a sonar “Road to Jamaica” el disco te atrapa. No tiene una producción que destacar y quizás sea eso lo que le hace mágico. El disco suena tal cual, sin sobresaltos dejando que la música y las canciones suenen y haciendo que disfrutes con cada golpe de piano, en  cada giro vocal, de cada pequeña historia contada en forma de canción. Así temas como “Dancing in the Snow”, “57 Chevy” ó mi favorita personal que lleva por título “I wonder if I’ll ever see you again” y que  tras sólo escuchar los primeros acordes provoca una sensación  que hace que todo se difumine en mi cabeza, al igual que el otro temas de ese tercer single “It Must be love”, dos joyas de pop sesentero capaces de dibujar imágenes en tu mente como el mejor artista de época . Cuando suena “I’m on my way” no puedo dejar de acordarme de mis queridos Skooshny, otra de esas bandas desconocidas pero con canciones tan grandes como la propia vida.  Resistiéndome  a dejar de nombrar canciones, ahí están “Raggedy Andy, raggedy Ann” y  “Summer’s Gone”  curiosamente escuchada a estas alturas del presente verano - 2011 , la autoria de los temas alternan entre Dennis Pash y Kevin Sanders, ambos comulgando con las mismas influencias por lo que los temas del disco siguen una línea muy homogénea. Un disco que tras años vuelve a estar disponible para disfrutarlo mientras gira de nuevo a 33 Rpm en una reedición  a celebrar por los amantes de esa magia hechicera que te abduce llamada música.
Como curiosidad, citar que la banda fue recuperada por el anteriormente mencionado Gregg Shaw  para su sello Voxx en plena explosión garagera, trasladándose así la banda a Los Ángeles buscando el éxito que le había sido antes negado. Pero la cosa no quedó mucho mas allá de otro fantástico Lp  “Magic Still Exist” editado diez años después de este disco que hoy ocupa esta entrada del blog, un disco con un tema “Psychedelic Boy” que hizo que muchos supiéramos de su existencia creyendo que era su debut, su primera incursión en el mercado discográfico. Pero nada mas lejos de la realidad, pues como documento sonoro y fehaciente quedo este  "Kansas City Slickers",hoy reeditado y revisado en este blog en el cual hemos intentado dar a conocer los inicios de esta banda. De ese segundo disco "La magia permanece" daremos cuenta en un futuro no muy lejano…. (Oscarkotj-2011)

2 comentarios:

Johnny Lebrel dijo...

Los Leopards son de esas bandas que aunque pasen los años sus discos los sigues escuchando con la misma frescura y de vez en cuanto te ves con ganas de sacar sus discos y ponerlos. Cosa que no se puede decir del 90% de los discos que compramos, los cuales se meten a presión en su correspondiente sitio y a no ser por una de esas reordenaciones periódicas, no se vuelven a tocar.

Excelente la re-edición salvo por el sonido, desgraciadamente me hace pensar que algo no han hecho bien: no estaban los master? lo han pasado a digital malamente??

el caso que suena más triste y apagado que el original, le falta el brillo del vinilo. También es cierto que el sonido original no es para tirar cohetes, es una grabación puramente casera con sus conocidas consecuencias. No obstante RECOMENDADISIIIMA su compra, buena presentación, insert con fotos y cartonazo duro!!!

Oscarkotj dijo...

Johnny.,
El sonido de es espectacular, pero no es malo tampoco, como tu bien dices, estos chicos se editaron ellos solos todo por lo cual los medios eran los que eran, y la reedicion es una alivio para muchos que en su dia ya pagamos una pasta por un original, ultimamente salieron en Ebay los tres singles y desde luego el precio final para echarse a temblar en estos tiempos.
Lo que queda es disfrutar de una reedicion muy digna por parte de este sello.